Rostro

Limpiador facial ideal

Limpiador facial ideal

Autor:

Todos los cuidados que le demos a nuestra piel para que se mantenga tersa, limpia y suave son pocos. Sin embargo, a veces no nos damos cuenta hasta que nuestro cutis adquiere un aspecto deteriorado. Por eso, es importante mantener una correcta higiene facial. Pero, ¿por qué se ensucia tanto la piel? ¿Y cuál es el limpiador ideal? Os lo contamos.

Con el paso de los años y la aparición de las pequeñas imperfecciones y signos de envejecimiento, el set de cuidados de la mujer va ganando volumen. Y es que, para ponerles freno, nunca viene de más tener a mano las cremas hidratantes, las anti-arrugas, los productos de limpieza facial, la leche limpiadora y el tónico.

La piel se ensucia por diferentes vías. Por un lado, las impurezas externas derivadas del polvo o de la contaminación del aire, por ejemplo. Pueden ser transferidos por contacto, por lo que se acumula en la superficie cutánea. Este tipo de suciedad puede agudizar la apariencia de las arrugas y líneas de expresión, dándole un aspecto más duro y profundo.

Por otro lado están los residuos cosméticos que, en demasiadas ocasiones, no se limpian correctamente, lo que termina por convertirse en suciedad. A esto hay que añadirle que la piel segrega constantemente sudor y grasa que se depositan en la superficie de la piel.

Y en el caso de las pieles maduras, al ralentizarse el proceso de regeneración celular, se acumulan las células muertas y la piel adquiere un tono apagado.

Para que la piel madura absorba eficazmente las propiedades anti-envejecimiento de las cremas, es importante extenderlas justo después de una limpieza facial. Un truco que más de una agradecerá es realizar la higiene facial justo antes de irse a dormir ya que, durante la noche, al no estar en contacto con partículas de suciedad, la piel se muestra más receptiva y te despertarás con el cutis más descansado.

Tags relacionados belleza natural cuidados piel