Herramientas de bricolaje

Limas y escofinas

Limas y escofinas

Autor:

En el siguiente briconsejo os mostramos diferentes limas y escofinas, su uso y su correcto mantenimiento. No os perdáis la información sobre estas herramientas.

Las limas y las escofinas son instrumentos de metal que nos facilitan el trabajo de devastado y pulido en diferentes materiales como la madera, materiales blandos y metales duros y semiduros.

Diferentes limas y escofinas, su uso y su mantenimiento

Paso 1
Estas herramientas constan de un mango y una parte metálica de acero templado con una superficie estriada y con resaltes a modo de gránulos. En su uso son capaces de ejercer una acción de abrasión y desgaste sobre otros materiales que no sean más duros que la propia herramienta.

Paso 2
Las escofinas se utilizan sobre la madera y otros materiales blandos. Su capacidad de arranque de material es muy importante, pero, precisamente por ello, su acción deja una superficie irregular muy poco pulida.

Paso 3
Las escofinas de media caña tienen una parte plana y otra redondeada; la redondeada o limatón tiene forma de cilindro y la escofina plana consta de dos caras planas.

Paso 4
La mayoría de las limas se utilizan para trabajar sobre metal, aunque las de dentado más basto pueden emplearse también para trabajar la madera y otros materiales blandos. Con ellas se consiguen acabados muy finos.

Paso 5
Encontraremos limas de media caña (una parte plana y otra redondeada), limas planas (con las dos caras planas) y limas triangulares (en forma de triángulo).

Paso 6
Cuando trabajamos con las limas es normal que sus dientes se saturen con restos de partículas de metal o madera, pudiendo dañar el resto de la superficie; si pasamos una tiza por la cara de la herramienta que estemos utilizando, crearemos una especie de película que repelerá las partículas.

Paso 7
También es aconsejable retirar los restos con un cepillo de púas metálicas, blandas y cortas, hasta que la superficie de la herramienta quede completamente limpia.

Paso 8
Además, evitaremos su oxidación aplicándoles un poco de aceite antes de guardarlas.