Materiales de bricolaje

Tornillos

Tornillos

Autor:

Junto con los clavos, los tornillos son los elementos de fijación más utilizados en los trabajos de bricolaje. Son más efectivos y dan más seguridad a la unión. Además son fáciles de colocar y retirar. 

El tornillo consta de dos partes: cabeza y caña. La cabeza tiene una ranura para alojar la pala del destornillador. Los tipos de ranura mas habituales son la ranura recta, la ranura en estrella, Pozidriv (parecida a la de estrella) y la cabeza Allen (hexagonal).

La caña puede estar total o parcialmente roscada, y su longitud y diámetro determinan la medida del tornillo. Existen diferentes tipos de tornillos que se pueden clasificar en:

Tornillos para madera

Sirven para ensamblar piezas de madera, incorporar herrajes y pueden ser utilizados para la fijación sobre paredes con ayuda de tacos. Hay varios tipos: tornillo de cabeza avellanada, de cabeza redonda, autorroscante, de cabeza hexagonal (los que son colocados con una llave Allen).

Tornillos para metal (tornillos de chapa)

A diferencia de los tornillos para madera estos no suelen tener punta. Es necesario hacer un orificio de su diámetro para poder introducirlos. Podemos encontrar el tornillo de cabeza cilíndrica, de cabeza plana, de gota de sebo, de cabeza negra, de cabeza hexagonal o una rosca sin cabeza. Algunos se utilizan con tuercas o palomillas.

Arandelas y tuercas

Otros elementos son las arandelas o las tuercas. Los primeros sirven para repartir la presión o aumentar la fijación. Las tuercas fijan los tornillos de rosca de metal.