Materiales de bricolaje

Chapa galvanizada

Chapa galvanizada

Autor:

La chapa galvanizada es una lámina de metal de un espesor fino que se utiliza para habitualmente como material de construcción.

Las chapas metálicas se caracterizan por tener espesores que van desde 1 a 12 milímetros dependiendo de su futuro uso y del tipo de fabricación. Su mecanizado se realiza en prensas de estampación y de troquelaje mediante punzones y matrices. Actualmente las chapas han pasado de ser un elemento muy utilizado en el sector de la construcción y, sobre todo con su perforación, se han conseguido situar como elemento decorativo y de diseño arquitectónico.

Además, la chapa puede ser de cualquier material que sea maleable, es decir que permita fabricarlo en láminas muy delgadas. El aguante y fuerza de las chapas para un mismo espesor variará en función del tipo de laminado que sea, siendo los casos más habituales el laminado en caliente, en frío y en galvanizado.

Algunas chapas pueden llevar tratamientos superficiales contra la oxidación y corrosión, tales como los cromados, lacados y el propio galvanizado. Podemos encontrar objetos que se fabrican en chapa galvanizada tales como, puertas para trasteros, portones para garajes, incluso se les puede dar un uso, dentro de la decoración más vanguardista, usándolo como suelo en algunos establecimientos.