Materiales de bricolaje

Luces halógenas

Luces halógenas

Autor:

Hoy vamos a hablar de luces halógenas, esos pequeños focos que normalmente aparecen incrustados en el techo de nuestros pasillos o iluminando alguna estantería o quizá un cuadro en la pared.

Las luces halógenas son un tipo de luz caliente, que se distingue de las frías por la emisión de calor que produce el mecanismo de estas luces. Es una lámpara dicroica de gran potencia que permite a un filamento de tungsteno o volframio elevarse a una temperatura de casi 3.000 grados para así iluminar una pequeña ampolla de cuarzo mucho más gruesa que la convencional bombilla que está llena de una combinación de argón con algún gas halógeno.

Su uso no obstante está bastante limitado por su potente haz de luz muy focalizado, lo que le acarrea sin duda algunos detractores que prefieren la luz fría, que es mucho más homogénea y barata para iluminar espacios grandes que el uso de muchos puntos de iluminación para conseguir un conjunto bien iluminado. Aunque lo que para unos es una desventaja para otros es todo lo contrario, y esta focalización las hace idóneas para que los interioristas consigan sacarle todo el partido a su diseño y crear ambientes de luz.

Gracias al discreto tamaño y a la gran potencia de iluminación que nos permite llegar hasta el último rincón de la casa, unido a su fuerte y cálida luz que difiere mucho de la frialdad de los fluorescentes, el halógeno se ha hecho un hueco en nuestras vidas y así mismo en nuestras casas.

Recordar que a pesar de su consumo que está justificado por su potencia, la puntual y cálida luz que nos provee este aparato nos será de gran utilidad por ejemplo en el interior de un armario, en una lámpara de pie o flexo en nuestra mesa de estudio o para vernos bien en el tocador de nuestro cuarto de baño. Aprovechad estos fundamentos de la iluminación y sin duda que le sacareis el mayor partido a vuestras luces.

Tags relacionados halógenas tipo de luces