Materiales de bricolaje

Platos de ducha

Platos de ducha

Autor:

Los platos de ducha pueden instalarse de tres formas dependiendo de la altura a la que queramos colocar el plato de ducha. Así, se puede instalar a ras de suelo, en superficie del plato de ducha o a una altura elevada.

1. Instalación a ras de suelo

Este tipo de  instalación te deja el plato de ducha colocado de forma alineada con el suelo, por lo que para gente mayor o para niños es lo más recomendable. No existe escalón entre el suelo y el plato de ducha. Las personas que disponen de movilidad reducida también deberían optar por este tipo de instalación. Para colocar el plato de ducha a ras de suelo será necesario tener en cuenta la medida que habrá que profundizar en el pavimento y la junta entre el plato de ducha y el suelo.

- Medida de profundidad: Antes de realizar ninguna obra, hay que contar con espacio suficiente para poder profundizar. Mínimamente éste deberá ser igual a la suma entre el espacio que exige la válvula y el grosor del plato de ducha en sí. Dependiendo del modelo de plato de ducha, la cantidad variará. Normalmente suele ser de entre 3 y 4 centímetros de grosor del plato de ducha y unos 10 centímetros de espacio para la válvula, aproximadamente.

- Unión entre pavimento y el plato de ducha: para evitar humedades o filtraciones de agua, habrá que sellar la junta a la perfección. Dependiendo del instalador que traiga el plato, se hará en la parte inferior del propio plato o en otra zona.

2. Instalación en superficie

Este tipo de instalación es similar a la anterior pero en este caso el plato de ducha sobresaldrá de entre 3 y 4 centímetros por encima del suelo. Es un mínimo escalón. Al igual que en la instalación a ras de suelo, habrá que calcular el espacio óptimo para profundizar. En esta ocasión, valdrá con tener presente únicamente la medida de la válvula, que suele rondar los 10 centímetros. El canto del plato de ducha permanecerá por encima del nivel de suelo. Como apenas sobresale del suelo, las personas con minusvalía tampoco encontrarán problemas a la hora de utilizar la ducha.

3. Instalación elevada o semi-elevada del plato de ducha

Si en tu baño no cuentas con espacio suficiente para poder profundizar, no te quedará más remedio que colocar un plato de ducha con escalón. Esto es, el plato de ducha completamente saliente. No es recomendable para personas con movilidad reducida, personas mayores o niños. El plato de ducha sobresaldrá entre 12 y 14 centímetros por encima del nivel del pavimento. El cálculo exacto se hace sumando el grosor del plato de ducha con la altura que se necesita para un correcto desagüe.

Antes de instalar el plato de ducha, es indispensable macizar la base del suelo que sostendrá el plato de ducha. Para evitar agrietamientos futuros, sea cual sea el material del que esté hecho nuestro plato de ducha, habrá que procurar una base sostenible maciza de obra y extremadamente plana. 

Fuente: www.eideartec.com