Técnicas de bricolaje

Uso del plaste y la masilla

Uso del plaste y la masilla

Autor:

A la hora de preparar una superficie para su posterior pintado, lo primero que tendremos que hacer, además de conocer el soporte sobre el que vamos a trabajar, es identificar los problemas que presenta para elegir los productos adecuados dentro de la amplia gama que encontraremos en el mercado. A continuación cómo es el uso del plaste y la masilla paso a paso.

Paso a paso

Paso 1
Muchos de los defectos que presenta una superficie son localizables a simple vista. Es el caso de los desconchados, fisuras o grietas, aunque otros deberemos suponerlos según el tipo de soporte.

Paso 2
Antiguamente, para reparar todas estas imperfecciones se utilizaban el yeso y la escayola. Estos materiales fueron sustituidos, hace unas décadas, por los plastes y masillas, ya que ofrecen mayores ventajas en cuanto a lijado, dureza y adherencia, así como tiempo de trabajo, fraguado y secado.

Paso 3
Los plastes son productos en polvo que deben ser mezclados previamente con agua para su uso posterior. Se trata de una mezcla de diferentes materiales, cargas y aditivos que permiten soluciones que no son posibles con el yeso puro.

Paso 4
Las masillas se diferencian fundamentalmente de los plastes por no tener yeso en su composición y por presentarse siempre en formato de pasta lista al uso.

Paso 5
En esta ocasión vamos a centrarnos en la reparación de una grieta en una pared utilizando una masilla elástica capaz de absorber las tensiones creadas por los posibles movimientos que se produzcan.

Paso 6
Lo primero que haremos es abrir la grieta en V, eliminando partes de mortero desprendido o pintura deteriorada. Consolidamos la grieta con una imprimación selladora con la que aseguraremos un mejor anclaje del relleno.

Paso 7
Rellenamos la grieta con el plaste y, tras un tiempo de secado que, según las condiciones, puede oscilar entre 12 y 24 horas, procederemos al lijado y a la limpieza de la superficie.

Paso 8
Después, aplicaremos una masilla flexible, dejando una banda de unos 5 cm. a ambos lados de la grieta. Finalmente, cuando el producto inicie su secado en superficie, afinamos posibles grumos presionando, en ángulo cerrado, con una espátula previamente humedecida.

Paso 9
Con estos productos tan eficaces podremos reparar todas las grietas y fisuras que tengamos en el interior de casa.

Paso 10
Una solución sencilla y duradera al alcance de todos los aficionados del bricolaje.

Tags relacionados uso plaste masilla grita materiales