Técnicas de bricolaje

Cambiar cerradura de buzón

Cambiar cerradura de buzón

Autor:

En este trabajo de Bricomanía os vamos a enseñar paso a paso a cambiar la cerradura de un buzón de casa. ¡No os lo perdáis!

Las cerraduras son mecanismos de metal que colocamos en puertas y cajones, por ejemplo, para impedir que se puedan abrir sin la llave y así proteger su contenido. En ocasiones, las cerraduras se estropean o se fuerzan y no nos queda otra solución que cambiarla por una nueva.

En esta ocasión, os vamos a enseñar, paso a paso, a sustituir la cerradura de un buzón de una manera muy sencilla.

Paso a paso para cambiar la cerradura del buzón

Cambiar cerradura de buzónPaso 1
Lo primero que tenemos que hacer es abrir el buzón. Para ello, utilizaremos un taladro provisto de una broca para metal, que introduciremos justo por el centro de la cerradura.

Cambiar cerradura de buzónPaso 2
Una vez abierto el buzón, ya podremos retirar la vieja cerradura. Para ello, con la ayuda de una llave inglesa, aflojamos la tuerca que fija la cerradura al buzón.

Cambiar cerradura de buzónPaso 3
Una vez suelta la tuerca, retiramos la cerradura.

Cambiar cerradura de buzónPaso 4
A la hora de sustituirla por una nueva, es importante que el pestillo sea de las mismas características que el del anterior. En nuestra tienda de bricolaje encontraremos distintos modelos, en diferentes tamaños y materiales, que escogeremos en función de nuestras necesidades.

Cambiar cerradura de buzónPaso 5
Una vez elegido el nuevo mecanismo, lo desmontamos.

Cambiar cerradura de buzónPaso 6
A continuación introducimos la parte de la cerradura por el orificio de la puerta del buzón.

Cambiar cerradura de buzónPaso 7
Después, la sujetamos al buzón con una pestaña de fijación o circlip.

Cambiar cerradura de buzónPaso 8
Luego, encajamos la leva o pestillo, comprobando siempre su correcta posición.

Cambiar cerradura de buzónPaso 9
Para terminar, la sujetamos con su correspondiente pieza de fijación.

Cambiar cerradura de buzónPaso 10
De una manera sencilla, hemos solucionado el problema. Ya podremos estar tranquilos; nuestra correspondencia estará bien guardada en el interior del buzón.