Técnicas de bricolaje

Arreglar la cisterna del váter

Arreglar la cisterna del váter

Autor:

Una de las averías más frecuentes dentro del mundo de la fontanería se produce en la cisterna del váter: pérdidas de agua, goteos o ruido son algunos de los problemas más comunes. Estas incidencias, en la mayoría de las ocasiones, pueden ser solucionados sin necesidad de recurrir a la utilización de herramientas especializadas.

Una señal que nos indica que existe un problema en la cisterna es la emisión de un ruido continuo, producido cuando el depósito no deja de coger agua aunque esté lleno. Existen tres causas por las que puede producirse esta avería:
- que se haya deteriorado la válvula de entrada que corta el paso del agua una vez lleno el depósito
- que el flotador esté roto o perforado
- que se haya estropeado la válvula que controla la salida del agua.

Algunas soluciones:

En el caso de que el flotador esté perforado y se hunda, es necesario cambiarlo. Una vez hayamos cortado la llave de paso del depósito, desmontamos el flotador y los sustituimos por otro del mismo tipo.

El desgaste de la válvula de entrada es una de las causas más frecuentes por las que puede producirse una avería. Tras cerrar la llave de paso, lo que haremos es desmontar la válvula para sustituirla por otra nueva del mismo modelo.

Existen algunos modelos en los que se ajusta la posición del flotador con un tornillo para aumentar o disminuir la cantidad de agua en el depósito. En algunas ocasiones, podemos doblar ligeramente el brazo.

Con el objetivo de desatascar el inodoro, podemos improvisar una ventosa cubriendo una fregona con un plástico resistente, atado con un cordón.