Técnicas de bricolaje

Escopladura o unión con espiga y mortaja a caja

Escopladura o unión con espiga y mortaja a caja

Autor:

La unión con espiga y mortaja a caja o escopladura es muy común en mueblería, sobre todo en sillas, mesas… Resulta mucho más sólida que la unión en la media madera, y dada su sencillez es la que os recomendamos utilizar. 

La espiga o macho puede estar redondeada, aunque en ocasiones aparece una espiga recta, con ángulos. En este caso, por supuesto, también la caja tendrá los costados rectos. Para realizar esta unión, marcaremos la pieza del mismo modo que en el ensamble a media madera. La diferencia estriba en que, en esta ocasión, en lugar de a media madera, la sección del grosor será a un tercio. Como habréis adivinado al confeccionar la espiga, respetaremos el tercio del medio, rebajando los dos laterales. 

Para la caja el marcado es idéntico (el largo de la caja es igual al ancho de la otra pieza, y la abertura coincide con el tercio de su grosor). Un detalle importante es la profundidad de la caja, que será igual al largo de la espiga. Podremos hacer un ensamble de pasante (la espiga tiene un largo igual a la anchura de la pieza en la que encaja), o bien a 3/4 de madera… cada carpintero tienen su cocinilla…

En la otra pieza marcaremos el emplazamiento de la caja, y con la broca del diámetro adecuado vaciaremos realizando varias perforaciones contiguas (la torre nos puede ser de gran ayuda). Terminaremos afinando el acabado con el formón.  Al realizar el marcado de todas estas uniones os aconsejamos tachar con rayas o una cruz bien visible las piezas de caída. De este modo evitaremos desagradables despistes que nos pueden estropear gran parte del trabajo realizado. 

Escopladura o unión con espiga y mortaja a caja