Albañilería

Revestimiento rústico de fachada

Revestimiento rústico de fachada

Autor:

Instalar un revestimiento rústico en una fachada. En esta tarea os proponemos una opción muy interesante para cubrir las paredes exteriores: unas placas que imitan la piedra de sillería y de fácil instalación.

En el mercado encontraremos placas de diferentes tamaños y con distintos acabados que nos permitirán realizar numerosas composiciones. Además, este revestimiento aportará al edificio la calidez y la elegancia de antaño. En definitiva: un trabajo de albañilería muy completo que os mostramos paso a paso.

Es conveniente adquirir más piezas que las que necesitamos para cubrir la superficie deseada por si se nos rompe alguna a lo largo del trabajo.Para fijar estas placas en la pared utilizaremos un cemento cola para exterior, flexible y muy fácil de aplicar, que tendremos que preparar previamente.

Una vez que hayamos revestido la fachada o el tramo elegido, rellenaremos las llagas con un mortero para juntas y protegeremos las piedras de la humedad y las inclemencias del tiempo con un producto hidrófugo.

  • Herramientas
  • Nivel láser
  • Taladro eléctrico
  • Varilla mezcladora
  • Paletina
  • Gaveta
  • Amoladora
  • Disco de diamante
  • Llana dentada
  • Paleta
  • Maza de goma
  • Pistola aplicadora para tapajuntas
  • Pistola aplicadora para silicona
  • Cubeta de plástico
  • Materiales
  • Placas de piedra artificial
  • Mortero para juntas
  • Cemento cola flexible
  • Hidrófugo de superficie
  • Adhesivo de montaje
  • Cuñas
  • Lasure
  • Listones de madera
Paso a paso para instalar un revestimiento rústico en una fachada:

Paso 1
Lo primero que tendremos que hacer es señalar en la parte inferior de la pared una línea horizontal, bien nivelada, que nos servirá de referencia a la hora de colocar la primera fila de placas. Para eso, encendemos el nivel láser, calculamos el margen que hay entre el suelo y la zona más alta de la línea láser, y transportamos la medida a la parte más baja. Después, colocamos unos clavos en los puntos indicados y atamos una cuerda tintada para marcar la línea maestra.

Paso 2
El siguiente paso consiste en preparar el cemento cola flexible con el que fijaremos las piezas en la pared: echamos el producto en una gaveta, añadimos la cantidad de agua que nos indique el fabricante y batimos bien con el taladro provisto de una varilla mezcladora.

Paso 3
Mientras la masa reposa, pondremos sobre la línea señalada unos listones de madera que nos servirán de apoyo para la primera hilada de piedras. Antes de empezar a poner las piezas angulares, tendremos que cortar el ala de algunas y adaptarlas a la forma de la superficie. Realizaremos esta tarea con la amoladora y un disco de diamante.

Paso 4
Cuando hayamos cortado las piezas necesarias, humedeceremos la superficie para evitar el rechupado del cemento cola y aplicaremos el producto con la ayuda de una llana dentada. Luego, colocaremos las piedras angulares golpeándolas con una maza de goma para que se asienten bien. Entre pieza y pieza, pondremos unas cuñas.

Paso 5
Es el momento de forrar la pared con placas de piedra artificial: una vez que hayamos humedecido la zona, damos el cemento y ponemos la primera pieza, ponemos unas cuñas y fijamos la segunda.

Paso 6
Continuamos cubriendo la superficie disponiendo las placas según el diseño que hayamos elegido. Cortaremos aquellas piezas que necesitemos para adaptarlas a la pared. Para realizar esta tarea nos protegeremos con unas gafas y unos guantes fuertes.

Paso 7
Procediendo de la misma manera revestiremos las dos paredes laterales sin olvidarnos de colocar las cuñas entre placa y placa; así mantendremos la misma llaga entre ellas.

Paso 8
Es el momento de barnizar los listones de madera de pino que colocaremos a modo de remate: daremos dos manos de un barniz tinte de aplicación directa que sirve tanto para exterior como para interior.

Paso 9
Mientras el producto se seca retiraremos todas las cuñas, prepararemos la masa para juntas y rellenaremos las llagas con una pistola adecuada para realizar este tipo de trabajo.

Paso 10
Como este material va a estar a la intemperie aplicaremos, con una paletina, un producto hidrófugo que protegerá las piedras de la lluvia, el sol y los cambios de temperatura.

Paso 11
Para terminar, aplicamos un adhesivo de montaje especial para exterior en la parte posterior de las piezas de remate y las fijamos en su posición apretándolas ligeramente.

Paso 12
Ya veis como ha cambiado el aspecto exterior de esta caseta. De una forma fácil y cómoda hemos colocado estas placas que imitan a la piedra consiguiendo un acabado excepcional. Siguiendo nuestro paso a paso, vosotros también podréis revestir la fachada de vuestra casa sin tener que recurrir a los servicios de un profesional.