Albañilería

Hacer un macetero de hormigón

Los maceteros que haremos en esta ocasión van a ser de hormigón. Para construirlos vamos a utilizar cemento blanco, arena y gravilla. El cemento blanco tiene menos resistencia que el gris pero para el uso que daremos a las piezas es más que suficiente. En cuanto a la gravilla, hemos elegido de distintos grosores y colores, a fin de que la textura de los maceteros quede rugosa. La arena, por último, es corriente, de color amarillo.

  • Herramientas
  • Atornillador
  • Punta y portapuntas
  • Cepillo de alambres
  • Paleta
  • Cubeta
  • Escofina
  • Brocha
  • Materiales
  • Cajas de cartón de diferentes tamaños
  • Piezas de aglomerado de diferentes medidas
  • Listón
  • Varilla corrugada de 6 mm
  • Cinta de embalar
  • Cemento blanco
  • Arena amarilla
  • Grava
  • Tintes de diferentes colores
  • Tirafondos de 2,5 X 25 mm
  • Cola blanca
  • Barniz incoloro satinado

A la hora de hacer estos maceteros, os aconsejamos que no sean demasiados grandes ya que el hormigón, de por sí, pesa bastante. Para fabricar los maceteros necesitaremos un molde de las dimensiones que queramos.

A la hora de hacer el hormigón, se pone cemento, arena, grava y agua, en una proporción relativa al uso que se le vaya a dar. En esta ocasión, os aconsejamos mezclar una parte de cemento con dos partes de arena y tres partes de grava. Si al grava fuese gruesa, se podría reducir la cantidad. 

Para que el color del hormigón sea uniforme hay que remover bien los elementos antes de verter el agua. El agua es más difícil de calcular porque depende de la humedad de los demás elementos. Lo mejor es hacer la mezcla e ir añadiendo agua según vaya admitiendo la mezcla. Si se quiere teñir el cemento de blanco, hay que verter un chorrito de tiente del color elegido.

Paso a paso para hacer un macetero de hormigón

Hacer un macetero de hormigónPaso 1
Para hacer el molde para los maceteros podemos utilizar restos de aglomerado del taller y cortarlos a medida para hacer dos cajas de distinto tamaño. A la hora de efectuar los cortes podemos usar la sierra circular o la sierra de calar, sujetando bien las piezas con unas sargentas.

Hacer un macetero de hormigónPaso 2
El ensamblaje de las cajas es muy fácil: un poco de cola resiente, especial para exteriores (para que no le afecte el agua que lleva el hormigón), y unos tirafondos pequeños. También se pueden utilizar un par de cajas de embalar de distinto tamaño colocando una dentro de otra. Si lo hacemos así hay que reforzarlas con cinta y solo servirán para una vez ya que al desmontarlas las cajas se romperán.

Hacer un macetero de hormigónPaso 3
Lo siguiente será embadurnar las cajas con barniz brillante: así se protegen del agua del hormigón y se desmoldearán más fácilmente. Después, habrá que hacer el hormigón y cuando esté listo lo vertemos sobre la caja grande hasta que alcance una altura aproximada de 2 cm y hay que aplastarlo con ayuda de una paleta. 

Hacer un macetero de hormigónPaso 4
El hormigón, por sí solo, resulta quebradizo. Por eso, tanto las cajas de cartón como las de aglomerado se deben reforzar con una varilla corrugada de 6 mm. Para darle forma a la varilla la fijamos en el tornillo y doblamos.

Hacer un macetero de hormigónPaso 5
Sólo nos quedará ya introducir la varilla en el fondo de la caja para que actúe a modo de armazón, antes de seguir vertiendo hormigón.

Hacer un macetero de hormigónPaso 6
A continuación metemos dentro de la caja pequeña y vamos rellenando de hormigón los bordes, valorando el tamaño de macetero que nos interesa, hasta llegar a un punto en el que reforcemos de nuevo la parte superior de la caja con otra varilla corrugada.

Hacer un macetero de hormigónPaso 7
Para desmoldar la pieza, el tiempo de sacado será alrededor de 8 a 10 horas, cuando el hormigón presente aún cierta humedad.

Hacer un macetero de hormigónPaso 8
Matamos lso cantos del macetero con el hormigón aún húmedo, redondeándolos ligeramente con la escofina aunque sin eliminar las imperfecciones que le hacen parecer piedra.

Hacer un macetero de hormigónPaso 9
La última parte del proceso consiste en repasar la pieza con un cepillo de púas para potenciar la textura y el color de la pierda.