Carpintería

Cerradura de tres puntos

Cerradura de tres puntos

Autor:

Vamos a instalar una cerradura de tres puntos de cierre en nuestra puerta de la entrada, más segura que la cerradura simple que tenemos.

 Esta cerradura de tres puntos irá embutida en el canto de la puerta, así que os enseñaremos a realizar las cajas y el canal para el perfil metálico. Un trabajo sencillo y muy práctico que nos aportará la seguridad que necesitamos para nuestro hogar.

Nuestro trabajo va a consistir en cambiar una cerradura simple por una de seguridad multipunto. Estas cerraduras disponen de varios puntos de cierre que funcionan simultáneamente cuando se acciona el mecanismo central con la llave. Tendremos que tener en cuenta hacia que lado abre nuestra puerta y solicitar en el centro de bricolaje la cerradura adecuada, con apertura hacia la derecha o hacia la izquierda.

  • Herramientas
  • Taladro eléctrico
  • Atornillador
  • Formón
  • Fresa de acanalar de 10 mm
  • Fresa de acanalar de 10 mm
  • Broca para madera de 15 mm
  • Materiales
  • Cerradura de seguridad de 3 puntos.
Paso a paso para instalar una cerradura de tres puntos

Paso 1
Después de retirar la puerta del marco, procederemos a desmontar la antigua cerradura. Quitamos los tirafondos que sujetan la manilla con la ayuda de un atornillador eléctrico y retiramos la manilla y el cuadradillo.

Paso 2
A continuación, quitamos el bombín de la cerradura. Para ello, tendremos que localizar el tornillo que lo sujeta y soltarlo. En caso de que el bombín no salga directamente, lo giraremos con la llave como si fuéramos a cerrar la puerta, hasta que este salga con facilidad.

Paso 3
Retiramos también la caja de la cerradura. Soltamos los dos tirafondos que la sujetan y la sacamos tirando hacia arriba. Después, colocaremos la nueva cerradura de seguridad de tres puntos.

Paso 4
La presentamos en su posición, ajustando la caja central en el hueco que ha quedado después de retirar la vieja cerradura y, con un lápiz, marcamos la posición de todas las cajas. Seguidamente, realizamos el vaciado de las cajas. Con el taladro y una broca para madera de un diámetro similar a la anchura de la cerradura, hacemos varios orificios a lo largo del espacio que ocupará cada caja.

Paso 5
Repasaremos el interior de las mismas con una escofina, dejándolo totalmente liso para poder empotrar la cerradura sin dificultades.

Paso 6
Cuando las tres cajas estén preparadas, marcaremos con un lápiz el lugar donde vamos a realizar el canal para embutir el perfil metálico.

Paso 7
Hacemos el canal empleando la fresadora con el tope paralelo en su posición y una fresa para ranuras. Retiramos con el aspirador el serrín que se haya producido al fresar.

Paso 8
Encajamos la cerradura de seguridad en el canal con la ayuda de una maza de madera y fijamos el perfil en la puerta con unos tirafondos que, normalmente, vienen con la misma cerradura.

Paso 9
Colocamos la puerta en su posición, señalamos en el marco los puntos donde colocaremos las pletinas y dibujamos los puntos para los bulones. Con el taladro y una broca para madera, realizamos los orificios correspondientes.

Paso 10
Luego, con ayuda de un formón y una maza de madera, haremos un pequeño rebaje para instalar las pletinas. Fijamos las pletinas en las cajas con unos tirafondos.

Paso 11
Por último, comprobamos que la cerradura funciona correctamente. De esta manera tan sencilla, habremos cambiado la cerradura simple de la puerta de entrada de nuestra casa por otra cerradura de tres puntos de cierre, impidiendo así que los cacos entren con facilidad.