Carpintería

Hacer contraventanas de madera

Hacer contraventanas de madera

Autor:

Vamos a hacer unas típicas contraventanas de madera, que colocaremos como cierre de una caseta de exterior en la que tenemos colocados unos contadores.

Construir unas contraventanas de madera es un sencillo trabajo de carpintería con diferentes aplicaciones. Para realizar este trabajo necesitaremos unas piezas de tarima de madera machihembradas, un listón de madera de pino para hacer los refuerzos de las contraventanas y unos herrajes rústicos.

Las contraventanas hacen el mismo efecto que las persianas, es decir, cubren la ventana por la parte exterior; así que lo primero que tendremos que hacer es tomar la medida de la ventana que, en nuestro caso, está dentro de un hueco.

  • Herramientas
  • Sierra de calar
  • Hoja para madera
  • Sierra circular con tope paralelo
  • Taladro atornillador
  • Paletina
  • Lijadora orbital
  • Broca para madera de 4 mm
  • Portapuntas y punta
  • Materiales
  • Listón de madera de pino de 7 x 20 mm
  • Lamas de tarima de pino
  • Masilla de montaje
  • Masilla de montaje
  • Bisagras
  • Pestillo
  • Retenedores
  • Imprimación multiuso al agua
  • Esmalte acrílico
  • Tirafondos de 5 x 40 mm
  • Tirafondos de 4 x 20 mm
Paso a paso para construir unas contraventanas de madera

Paso 1
Necesitaremos un total de 6 piezas de madera, o lamas machihembradas, para hacer cada contraventana. Marcamos las piezas de madera a la medida que necesitemos y las cortamos con la sierra de calar.

Paso 2
Vamos a montar una de las hojas de la contraventana; la otra será exactamente igual. Aplicamos masilla de montaje en los canales de las lamas de madera machihembradas y ensamblamos las piezas encajándolas bien. Nos cuidamos de que las piezas queden perfectamente enrasadas y dejamos endurecer la masilla.

Paso 3
En nuestro caso, las contraventanas no encajan exactamente en el hueco por lo que tendremos que adaptarlas. Quitaremos 4,5 cm en uno de los lados de cada hoja. Para realizar este trabajo utlizaremos la sierra circular. Antes de utilizarla, ajustaremos la profundidad de corte de la máquina. Cortamos también los solapes o patillas en las dos contraventanas para que encajen bien al cerrarlas.

Paso 4
Para reforzar la contraventana y evitar el alabeo colocamos unas piezas de madera en forma de "Z", a modo de refuerzos. Para unir estas piezas a la contraventana emplearemos unos tirafondos gruesos y de una longitud que nos permita atravesar las dos piezas.

Paso 5
Lijamos bien toda la superficie de la contraventana y retiramos el polvo que se haya podido producir. Después, aplicamos una imprimación para sellar el poro de la madera y facilitar el agarre posterior de la pintura o esmalte. Una vez seca la imprimación, lijamos suavemente con una lija de grano fino.

Paso 6
Damos dos manos de esmalte acrílico, especial para exteriores, de color azul. Para conseguir un buen acabado os aconsejamos lijar entre ambas manos de esmalte; con este producto, además de decorar la contraventana, protegeremos la madera.

Paso 7
Cuando el esmalte se haya secado, pondremos unos herrajes rústicos; concretamente colocaremos unas bisagras.

Paso 8
Para finalizar, colocamos las contraventanas en su ubicación. Para ello, nos servimos de unas cuñas que nos ayudarán mientras sujetamos las bisagras al marco con unos tirafondos. También pondremos en la pared unos retenedores, que sujetarán las contraventanas cuando estén abiertas, y un cierre o pasador. De esta forma, las contraventanas de madera estarán listas para usar.