Carpintería

Cabecero alistonado

Cabecero alistonado

Autor:

Cabecero alistonado, esa es la tarea de bricolaje que os sugerimos hacer desde Bricomanía en este tema.

Hoy os sugerimos la creación de un cabecero alistonado. Un cabecero de cama hecho con unos listones de madera de pino, que nos permitirán colocar una serie de baldas a lo largo de todo el panel. Los cabeceros son una parte fundamental de cualquier cama; además de decorar y ocultar posibles desperfectos de la pared, protege la zona.

Para realizar este trabajo vamos emplear dos tableros de DM de distintos grosores: utilizaremos uno de 9 mm de grosor para la base del cabecero y otro de 12 mm para las baldas. Después, cortamos unos listones de madera de pino con las medidas que necesitamos y las pegamos a la base, con adhesivo de montaje. Finalmente, aplicamos un barniz para interiores, en este caso incoloro, al cabecero y damos color a las baldas.

  • Herramientas
  • Sierra de calar
  • Hoja para madera
  • Lijadora orbital
  • Rodillo
  • Cubeta
  • Paletina
  • Materiales
  • Tablero de DM de 12 mm de grosor
  • Tablero de DM de 19 mm de grosor
  • Listones de pino de 45 X 30 mm
  • Adhesivo de montaje
  • Imprimación selladora
  • Esmalte acrílico
  • Barniz tapaporos
  • Barniz para interior
Paso a paso para hacer un cabecero alistonado

Paso 1
En primer lugar, marcaremos todas las piezas que necesitemos para construir nuestro cabecero: la base de DM, los listones de madera y las baldas. Primero mediremos las piezas con un flexómetro y después, trazaremos las líneas de corte, con la ayuda una escuadra.

Paso 2
Con la sierra de calar y una hoja especial para madera, cortamos primero la base y las baldas, y después los listones. Para trabajar con mayor comodidad, amarramos firmemente las piezas a la mesa con unas mordazas.

Paso 3
Una vez que hayamos cortado todas las piezas, repasamos bien la superficie de madera con una lijadora orbital y una hoja de lija de grano medio. A continuación, retiramos el polvo que se haya producido, con un paño húmedo o papel.

Paso 4
Nos ponemos unos guantes de látex y con una paletina, aplicamos un barniz tapaporos en las piezas de pino. Como vamos a pegar los listones al tablero de DM con adhesivo de montaje, dejaremos una de las caras de los listones sin barnizar, de manera que mantendremos la porosidad de la madera.

Paso 5
En las piezas de DM, daremos una imprimación selladora al agua, para tapar el poro y facilitar el agarre de la pintura. Para realizar esta tarea, emplearemos un rodillo de espuma.

Paso 6
Cuando ambos productos se hayan secado, volvemos a lijar la superficie con la lijadora provista de una hoja de lija fina, especial para pintura.

Paso 7
Después de retirar el polvo que se haya producido al lijar, damos un barniz para interiores, en este caso incoloro, en las piezas de pino, siguiendo en todo momento la dirección de la veta.

Paso 8
En la base del cabecero y las baldas, aplicaremos un esmalte acrílico, de color blanco, con el rodillo de espuma. Nosotros vamos a dar dos manos de esmalte, respetando los tiempos de secado y repintado que nos indica el fabricante.

Paso 9
Dejamos que el barniz y el esmalte se sequen, y después, comenzamos a pegar los listones a la base. Aplicamos adhesivo de montaje en los primeros listones y los pegamos en la pieza de DM, bien alineados.

Paso 10
Del mismo modo colocamos el resto de listones de pino, dejando la misma distancia entre unos y otros. Para mantener el mismo espacio entre pieza y pieza, utilizaremos unos recortes de contrachapado, del mismo grosor que las baldas.

Paso 11
Para reforzar la unión, colocaremos unos listones en los extremos laterales del cabecero, sujetándolos con unas mordazas. Cuando el adhesivo se endurezca, los quitamos.

Paso 12
El siguiente paso será colocar el cabecero en la pared. Nosotros lo sujetaremos con unas hembrillas y unas escarpias, pero si lo preferís podéis fijarlo directamente con adhesivo de montaje.

Paso 13
Finalmente, ponemos las baldas en su posición, distribuidas en función de nuestras necesidades.

Paso 14
Ya habéis visto que con madera, adhesivo de montaje y un diseño bien pensado, podéis construir un cabecero alistonado a vuestra medida de manera muy sencilla y económica.
Además, colocando las baldas a vuestro gusto o según vuestras necesidades, conseguiréis dar un toque personal no solo a vuestra cama, sino también a vuestro dormitorio.