Carpintería

Cómo construir y sujetar baldas a una columna

Cómo construir y sujetar baldas a una columna

Autor:

En esta ocasión, desde Bricomanía os sugerimos la creación de unas baldas sujetas a una columna, una estantería muy original, cuyas baldas irán orientadas en dos direcciones diferentes.

Las estanterías y librerías son elementos muy prácticos para mantener los libros y otros objetos ordenados y siempre a mano. Además, en función de su diseño estos muebles pueden resultar muy decorativos.

Un trabajo de bricolaje fácil y muy limpio, al alcance de cualquier bricolador.

  • Herramientas
  • Sierra de calar
  • Hoja para madera
  • Hoja para aluminio
  • Lijadora orbital
  • Taladro atornillador
  • Broca para madera de 6 mm de diámetro
  • Tope de profundidad
  • Broca para metal de 10 mm de diámetro
  • Materiales
  • Tablero de contrachapado de okume de 20 mm
  • Tubo de aluminio de 100 X 100 mm
  • Varilla de aluminio de 6 mm
  • Adhesivo de montaje
  • Barniz tapaporos
  • Barniz para interior
Paso a paso para construir y sujetar baldas a una columna:

Paso 1
El primer paso consiste en hacer unos rebajes en las baldas para poder insertarlas después en el tubo de aluminio. Para hacer este trabajo utilizaremos la sierra de calar y una hoja especial para madera. Cortamos también las piezas que configurarán las tapas.

Paso 2
A continuación, aplicamos adhesivo de montaje, de gran agarre inicial y montamos las tapas. Al principio, tendremos que presionar las dos piezas que forman cada tapa entre sí, para que se adhieran adecuadamente. En caso necesario, retiramos el exceso de producto con un trapo o papel.

Paso 3
En nuestro caso, tendremos que realizar un rebaje en la parte inferior del tubo metálico, para librar el zócalo que tenemos en el salón, que es donde vamos a ubicar la estantería. Para hacer esta tarea, debemos sustituir la hoja de la sierra por otra adecuada para cortar metal

Paso 4
Delimitamos la posición de las baldas en el tubo con cinta de carrocero y hacemos un agujero en cada zona, para poder insertar la hoja de la sierra. Usaremos el taladro y una broca para metal. Para evitar que el tubo se mueva, la sujetaremos a la mesa con unas mordazas.

Paso 5
Ya podemos hacer los huecos, siguiendo el borde interior de la cinta con mucho cuidado. Si no disponéis de una sierra de calar en casa, podéis hacer los cortes con una sierra de mano para metales.

Paso 6
Ahora, vamos a hacer unos agujeros en la parte posterior del tubo, para colocar después una hembrilla que nos servirá para colgar la estantería en la pared de la estancia.

Paso 7
Perforamos también unos orificios en las baldas, donde insertaremos unos topes. Realizaremos el trabajo, empleando una broca para madera, del mismo diámetro que las varillas y acoplaremos un tope de broca, para obtener agujeros con la misma profundidad.

Paso 8
Lo siguiente que haremos es repasar toda la superficie de okume con la lijadora orbital y una hoja de lija de grano fino. Después, retiramos el polvo que se haya producido al lijar, con un paño o papel.
Limpiamos también la zona de trabajo.

Paso 9
Como vamos a aplicar el barniz tapaporos con una pistola de pintar, tendremos que diluirlo previamente con un 10% de agua. Si el producto fuese sintético y no acrílico, como es el caso, en lugar de diluirlo con agua emplearíamos disolvente.

Paso 10
Una vez hecha la mezcla, colocamos el depósito en la herramienta y comenzamos a pulverizar el producto, de manera lenta y regular, hasta cubrir bien todas las baldas y las dos tapas. Forraremos todas aquellas zonas que no queramos manchar, con plástico o papel protector y cinta de carrocero.

Paso 11
Cuando el tapaporos se haya secado, lijamos suavemente las piezas y retiramos el polvo producido. A continuación, preparamos el barniz, en este caso incoloro y brillante, y lo aplicamos empleando la misma herramienta.

Paso 12
Transcurrido el tiempo de secado que nos indica el fabricante, aplicamos adhesivo en las varillas y las introducimos en sus correspondientes agujeros.

Paso 13
De la misma manera, ponemos las tapas en los extremos del tubo. Damos adhesivo en las piezas de contrachapado y las insertamos en su posición. Para encajarlas adecuadamente, damos unos golpes con el martillo empleando un mártir, para no dañar las tapas.

Paso 14
Finalmente, encajamos las baldas en la columna metálica. No necesitaremos adhesivo ni ningún otro producto para fijar las piezas: un material muerde a otro y los estantes quedan perfectamente sujetos.

Paso 15
Y, ahora sólo nos queda poner una escarpia en la pared y colgar la estantería en el lugar deseado. De esta forma tan sencilla, hemos construido una práctica balda sujeta a una columna, original y muy decorativa, que quedará perfecta en cualquier rincón de nuestro hogar.