Carpintería

Rincón interior zen

Rincón interior zen

Autor:

Hoy en esta tarea de Bricomanía, vamos a construir un rincón interior zen, donde poder relajarnos con diferentes elementos de la naturaleza.

Cada vez son más las personas que incorporan filosofías y tradiciones orientales a sus costumbres, con el fin de alcanzar la armonía y la tranquilidad necesarias que requieren estos tiempos modernos. El estilo Zen, al igual que el Feng Shui y las distintas corrientes orientales, promueve la pureza estética y la fluidez libre de ornamentos, dentro del campo de la decoración.

Inspirándonos en esta filosofía, os proponemos aprovechar el hueco que queda libre bajo una escalera interior, creando un rincón interior zen. Un rincón de relajación, con diferentes elementos relativos a la naturaleza.

Para realizar este trabajo lo primero que haremos es un marco rectangular con unos perfiles de aluminio, un material moderno, fácil de manipular, y muy resistentes a la humedad y los golpes. Para unir estas piezas entre sí utilizaremos unas escuadras metálicas y unos remaches. Fijaremos una pieza de plástico a la estructura de aluminio, para evitar que el suelo se raye y por último, ponemos distintos elementos naturales y unas lámparas decorativas en el interior de la base.

  • Herramientas
  • Ingletadora
  • Remachadora
  • Lima
  • Taladro atornillador
  • Broca para metal de Ø 5 mm
  • Brocha
  • Materiales
  • Perfiles de aluminio
  • Cantos rodados
  • Motivos vegetales
  • Escuadras
  • Remaches de 4,8 X 10 mm
  • Plástico
  • Lámparas estancas
  • Esmalte acrílico
  • Cinta adhesiva
Paso a paso para hacer un rincón interior zen

Paso 1
Con un flexómetro medimos y marcamos las cuatro piezas de aluminio con las que haremos el marco rectangular y trazamos las líneas de corte, con la ayuda de una escuadra.

Paso 2
Después, cortamos las piezas metálicas con las zonas de unión en ángulo de 45º. Para realizar esta tarea, emplearemos la ingletadora y nos pondremos unas gafas protectoras. Para trabajar con mayor comodidad amarramos las piezas a la base de la herramienta, con unas mordazas.

Paso 3
Cuando hayamos cortado los cuatro perfiles, pasamos la lima, con cuidado, por las zonas de corte para eliminar las rebabas.

Paso 4
Presentamos las piezas de aluminio sobre la mesa y montamos el rectángulo, fijando las piezas entre sí con cinta adhesiva.

Paso 5
A continuación, ponemos las escuadras metálicas en los ángulos y con un rotulador, marcamos los puntos de fijación.

Paso 6
Retiramos las tiras de cinta adhesiva y con el taladro en posición de percusión y una broca para metal, en este caso de 5 mm, perforamos los orificios. Es conveniente comenzar a perforar con la herramienta a velocidad lenta para que la broca no resbale y después, acelerar.

Paso 7
Ahora, colocamos las escuadras en su posición y las fijamos a los perfiles con unos remaches. Para hacer este trabajo, emplearemos la remachadora.

Paso 8
Otra alternativa para sujetar las escuadras es la utilización de unos tirafondos autoroscantes, que introduciríamos con el taladro provisto de una punta adecuada.

Paso 9
Extendemos un plástico de jardinería debajo de la escalera y ponemos sobre él la estructura metálica. A continuación, marcamos con un lápiz o rotulador el contorno tanto exterior como interior del marco.

Paso 10
Luego, cortamos el plástico siguiendo la línea del contorno exterior. Para realizar esta tarea, nosotros vamos a emplear el cortador eléctrico, pero si no tenéis esta herramienta podéis realizar los cortes con un cortador manual o unas tijeras.

Paso 11
Fijamos la pieza de plástico al marco con cinta adhesiva, cubriendo bien todo el contorno interior; de esta manera, la base quedará perfectamente impermeabilizada y evitaremos que el suelo se raye.

Paso 12
Tanto la base de plástico como los cantos rodados que vamos a emplear para crear nuestro rincón zen son blancos, así que para integrar las lámparas decorativas al conjunto las vamos a pintar del mismo color. Nos ponemos unos guantes de látex y aplicamos dos manos de un esmalte acrílico al agua, dando unos golpes suaves en la superficie con una brocha. La técnica es muy parecida a la del estarcido; la diferencia está en el tipo de brocha.

Paso 13
Una vez que el esmalte se haya secado, ponemos la base en el hueco debajo de la escalera y colocamos unos jarrones con esquejes de bambú fresco en su interior.

Paso 14
Después, colocamos también unos troncos secos de bambú, unas cañas y las lámparas decorativas. Por último, cubrimos toda la superficie con cantos rodados, tapando bien los cables de las lámparas. A la hora de adquirir elementos naturales, respetaremos siempre el medio ambiente.

Paso 15
Ahora sólo nos queda conectar las lámparas a un transformador y comprobar que el circuito funciona correctamente. Basándonos en el estilo Zen, una de las tendencias más vanguardistas del momento, hemos creado un rincón interior zen tranquilo donde poder meditar y liberarnos del estrés diario.