Electricidad

Tipos de bombillas

Tipos de bombillas

Autor:

Os explicamos todos los tipos de bombillas y sus características. 

A la hora de iluminar nuestra casa es muy importante saber qué bombillas son las más convenientes. El ambiente y la decoración de una estancia es diferente en función de la iluminación que le demos: los colores de las paredes, los materiales y el diseño de los muebles cambian según la luz que reciben

Cuando vayamos a elegir una bombilla, hay que tener en cuenta diversos factores cómo el color de la luz, su intensidad, la situación de la fuente de luz, su calidad energética y, por supuesto, el tipo de bombilla. Además, antes de comprar una bombilla es recomendable tener en cuenta el rendimiento y consumo de la misma, para elegir la que más se adecúa a nuestras necesidades.

Color de la luz: normalmente la luz emitida por las bombillas es de un color más o menos blanco. Aunque también existen bombillas coloreadas que se utilizan para potenciar ambientes cálidos.

Intensidad: va a depender de la actividad prevista en la zona iluminada y del número de fuentes de luz.

Situación de la fuente de luz: luz indirecta, lámparas de techo, luces bajas, etc.

Economía: en el mercado podemos encontrar modelos de bombillas que consumen menos energía que las tradicionales y que además, tienen una mayor duración.

Estética: en ocasiones, el diseño y color de la bombilla va a estar integrado en el propio diseño de la lámpara.

Tipos de bombillas

Bombillas tungsteno
Son las más comunes. Son ideales para crear ambientes de cercanía y familiaridad y su vida útil es de 1000 a 1200 horas. Sin duda, son las más baratas, pero tienen sus inconvenientes respecto a otros tipos de bombillas: a la larga, su bajo precio inicial se encarece por el nivel de consumo y por ser las bombillas que menor vida útil tienen.

Bombillas de bajo consumo
Funcionan como los tubos fluorescentes y su gasto de energía es sensiblemente inferior al de las bombillas tradicionales: consumen cinco veces menos energía que las clásicas incandescentes y pueden funcionar hasta 15.000 horas, lo que implica un ahorro del 80%. El único inconveniente reseñable es que tardan un rato en alcanzar la máxima iluminación por lo que evitaremos colocarlas en lugares donde pasemos poco tiempo.

Lámparas halógenas o dicroicas
De media tienen una duración de unas 3000 horas y se caracterizan por su gran potencia. Así, son ideales para espacios exteriores. Requieren un ajuste de la corriente y la instalación de un transformador de 12 ó 24 voltios. 

Bombilla LED
Lo último en iluminación. Su duración es 50 veces superior al de las bombillas tradicionales y el rendimiento es mucho mayor: 3 vatios de LED sustituyen a 40 vatios de las incandescentes.