Pintura

Pintar pared del dormitorio

Pintar pared del dormitorio

Autor:

En este programa de Bricomanía vamos a pintar las paredes de un dormitorio con una pintura decorativa para el dormitorio.

Con la pintura podemos cambiar totalmente el aspecto de una habitación; podemos pintar las paredes de otro color, combinar distintos tonos o realizar sugerentes contrastes.

En esta ocasión, nosotros nos hemos decantado por el contraste de colores: destacaremos la pared frontal del dormitorio con un tono chocolate y cubriremos el resto de la superficie con un esmalte de color vainilla. Además, crearemos un efecto decorativo muy sutil en la pared principal, combinando franjas del mismo color en dos acabados distintos, mate y brillante. ¡El resultado espectacular!

  • Herramientas
  • Espátula
  • Lijadora
  • Lija para pintura
  • Brocha
  • Rodillo
  • Cubeta
  • Materiales
  • Pasta niveladora
  • Imprimación selladora
  • Esmalte acrílico
  • Cinta carrocero
  • Plástico o papel protector
  • Cinta cubrezócalos
Paso a paso para pintar el dormitorio con pintura decorativa

Paso 1
Lo primero que haremos para pintar la pared del dormitorio será retirar todo el mobiliario del dormitorio y cubrir con plástico o papel, las zonas que queremos proteger; de este modo, ahorraremos trabajo y tiempo en la limpieza posterior.

Paso 2
A continuación, retiramos las cajas de enchufe e interruptores, con la ayuda de un destornillador.

Paso 3
Lo siguiente que haremos será cubrir las grietas e imperfecciones que pueda tener la superficie que vamos a pintar, con una pasta niveladora. Nosotros vamos a emplear un producto al agua que se presenta en forma de pasta acuosa y se aplica fácilmente con una espátula.

Paso 4
Cuando la masilla se haya secado, repasamos las zonas reparadas con la lijadora provista de una hoja de lija especial para pintura, y después, retiramos el polvo que se haya producido con el aspirador.

Paso 5
Con la superficie limpia y seca, damos una imprimación selladora al agua para cerrar el poro y facilitar el agarre del esmalte. Empezaremos recortando los ángulos y zonas de unión, con una brocha redonda con punta.
Nos protegeremos las manos con unos guantes de látex.

Paso 6
Para cubrir el resto de la superficie utilizaremos un rodillo de pelo corto anti-goteo y un mango telescópico, que nos permitirá llegar fácilmente a todos los lugares.

Paso 7
Dejamos que la imprimación se seque y comenzamos a dar color. Nosotros vamos a aplicar un esmalte acrílico de color marrón chocolate y acabado mate, con el que cubriremos toda la pared frontal del dormitorio. Comenzaremos por los ángulos y zonas de unión, con la brocha de recortar y en el resto de la superficie emplearemos el rodillo de pelo corto.

Paso 8
De la misma manera, cubriremos el resto de la superficie de la habitación con un esmalte acrílico de color vainilla y acabado mate, con el que conseguiremos un sobrio y elegante contraste. Para conseguir un buen acabado es conveniente dar dos o tres manos de esmalte o pintura, respetando los tiempos de secado y repintado que nos indica el fabricante.

Paso 9
Una vez seco el esmalte, tanto el marrón chocolate como el vainilla, hacemos una reserva de color en la pared frontal para aplicar el acabado decorativo que queremos conseguir. Para hacer esta tarea, utilizaremos cinta de carrocero.

Paso 10
Con un rodillo de pelo corto anti-goteo, pintaremos unas franjas del mismo color, pero con acabado brillante en la pared donde colocaremos el cabecero de la cama. Cuando tengamos una brocha o rodillo nuevo, es conveniente tenerlo previamente en agua durante 24 horas, para evitar que éste suelte pelo.

Paso 11
Antes de que la pintura se seque, retiramos la cinta de carrocero y los papeles o plásticos protectores que habíamos colocado para no manchar con pintura.

Paso 12
Cuando el producto se haya secado, terminamos el trabajo colocando de nuevo las tapas y embellecedores de los enchufes e interruptores, y poniendo los muebles en su posición.

Paso 13
De esta manera tan sencilla y económica, hemos pintado la pared del dormitorio y cambiado por completo el aspecto de nuestro dormitorio. Con el color marrón chocolate hemos destacado la pared frontal de la estancia y hemos cubierto el resto de la superficie con un esmalte acrílico de color vainilla, creando un contraste acogedor y muy elegante. Además, combinando franja de un mismo color pero con acabados distintos, hemos obtenido un ligero efecto decorativo en la pared del cabecero, original y muy actual.