Pintura

Hacer un friso con la técnica del esponjado

Hacer un friso con la técnica del esponjado

Autor:

Desde Bricomanía os mostramos cómo hacer un friso con la técnica del esponjado. De esta manera, vamos a darle un cambio a la decoración de manera sencilla.

Una habitación pintada en un tono liso puede cambiar totalmente de aspecto si hacemos un friso aplicando la técnica del esponjado, uno de los acabados más sencillos de la pintura decorativa.

Paso a paso para hacer un friso con la técnica del esponjado

Hacer un friso con la técnica del esponjadoPaso 1
Comenzamos a trabajar preparando la superficie. Como en nuestro caso sólo vamos a aplicar el esponjado en la mitad inferior de la pared, protegemos el zócalo con plástico y cinta de carrocero.

Hacer un friso con la técnica del esponjadoPaso 2
Preparamos una mezcla, a partes iguales, de pintura acrílica satinada y un aditivo especial retardador del secado, de esta forma la pintura permanecerá húmeda el tiempo suficiente para trabajar sobre ella. A continuación, con una esponja natural previamente humedecida en agua para que sea más maleable y escurrida, la empapamos ligeramente en la pintura y retiramos el exceso.

Hacer un friso con la técnica del esponjadoPaso 3
Aplicamos con cuidado, sin apretar demasiado. La densidad del esponjado es cuestión de gustos, pero os aconsejamos que no se distinga la forma de la esponja en la pared.

Hacer un friso con la técnica del esponjadoPaso 4
El acabado de rincones y esquinas lo haremos con un trozo pequeño de esponja. Es conveniente alejarse de vez en cuando para observar el trabajo y corregir las zonas que requieran algún retoque. Esta es una técnica ideal para paredes con irregularidades, ya que el moteado final disimula sus imperfecciones.

Hacer un friso con la técnica del esponjadoPaso 5
Finalmente, colocamos la cenefa adhesiva y retiramos la cinta de carrocero del zócalo. Con la técnica del esponjado conseguiremos agrandar visualmente el espacio de una habitación.

Tags relacionados friso esponjado pintura