Restauración

Restaurar una fuente de hierro

Restaurar una fuente de hierro

Autor:

En este vídeo de bricolaje vamos a restaurar una fuente de hierro. Para restaurar nuestra fuente de hierro, eliminaremos los restos de pintura vieja y el oxido y le aplicaremos una capa de esmalte antioxidante y después una pintura para forja.

Nuestra fuente de hierro presenta un aspecto bastante deteriorado debido a la acción del agua y el viento, que ha sufrido a lo largo del tiempo. Utilizando los productos adecuados conseguiremos dejarla como nueva y preparada para su uso.

Paso a paso

Paso 1
En primer lugar, cerramos la llave de paso del agua y cubrimos las zonas que queramos proteger con plástico y cinta de carrocero.

Paso 2
Con la superficie ya preparada, repasamos las zonas deterioradas con el taladro provisto de un cepillo de alambre de acero ondulado. Al trabajar en exterior utilizaremos una herramienta sin cables, que nos resultará mucho más cómoda.

Paso 3
Después de retirar el polvo, comenzamos a aplicar un esmalte antioxidante con estructura de gel, adecuado para la protección de todo tipo de superficies de hierro contra la humedad y corrosión.

Paso 4
Este tipo de producto, de efecto forja, no solo se presentan en gris y negro; en el mercado encontraremos un amplio abanico de posibilidades que nos permitirá elegir el color más adecuado a nuestros gustos y necesidades.

Paso 5
Transcurrido el tiempo de secado que indique el fabricante, ya podremos poner de nuevo en funcionamiento la fuente y disfrutar de sus múltiples ventajas.