Restauración

Restauración de butaca

Restauración de butaca

Autor:

Vamos a restaurar una butaca estropeada por el uso y el paso del tiempo, dándole un toque más actual y acorde con la decoración de nuestra casa. Un trabajo muy completo para los amantes del bricolaje.

La butaca que vamos a restaurar tiene el cuero rasgado y está bastante deteriorada. Si nos fijamos en las patas de madera veremos que tiene carcoma. Retiraremos el forro actual, después eliminaremos la carcoma y, por último, la volveremos a tapizar. Un trabajo muy completo.

  • Herramientas
  • lijadora delta
  • grapadora eléctrica
  • martillo de tapicero
  • sacagrapas
  • paletina
  • cubeta
  • Materiales
  • tratamiento fungicida
  • bolsa de plástico
  • cinta adhesiva
  • cola de contacto transparente
  • grapas
  • tachuelas
  • gomaespuma
  • miraguano
  • tela para tapizar
  • calicó
  • barniz para muebles
  • pasamanería
Paso a paso sobre cómo restaurar una butaca

Paso 1
Comenzaremos retirando el cuero de la vieja tapicería y lo guardaremos, ya que las piezas nos servirán de plantillas para cortar después la tela a la medida. Para sacar tanto las tachuelas como las grapas, utilizaremos un sacagrapas.

Paso 2
Retiraremos también el primer relleno y dejaremos la espuma, ya que la aprovecharemos para el relleno.

Paso 3
Con la butaca prácticamente desnuda, preparamos la madera antes de aplicarle un tratamiento fungicida. Repasamos la madera con la lijadora delta provista de una hoja de lija de grano medio. De esta forma facilitaremos la penetración del producto.

Paso 4
A continuación, y después de protegernos las manos con unos guantes de látex, ponernos una mascarilla y cubrir la mesa con un plástico, aplicamos el producto fungicida. El spray trae una cánula que nos permitirá inyectar el producto en cada agujero de las zonas más afectadas. Para que el tratamiento sea completo y eficaz, rociaremos el producto, esta vez sin cánula, en toda la madera. No olvidéis ventilar bien la habitación en la que estéis trabajando.

Paso 5
Cubrimos bien la butaca con el plástico que tenemos en la mesa, que también nos ha servido para protegerla, y la dejamos envuelta durante una semana para que el producto actúe.

Paso 6
Una vez realizado el tratamiento, aplicamos a la madera un barniz para muebles con una paletina. Nosotros nos hemos decantado por un barniz monocapa en gel, que no gotea.

Paso 7
Transcurridos siete días nos centraremos en el trabajo de tapicería. Empezaremos por el asiento: con las tijeras damos forma a la gomaespuma, cortando en bisel para que se adapte bien al asiento. Ponemos miraguano en el centro del asiento para darle forma abombada y cubrimos con la pieza de espuma, que irá pegada con cola de contacto transparente.

Paso 8
Para cortar las piezas de miraguano, calicó y tela de tapizar utilizaremos como patrón la pieza de cuero del asiento que habíamos retirado. Daremos a todas ellas unos centímetros de más para poder trabajar con holgura. Presentamos la pieza de miraguano, tensamos y grapamos. Cubriremos con el calicó, que también graparemos a la estructura de la butaca, y cortamos el sobrante.

Paso 9
Una vez terminado el proceso anterior cubrimos el asiento con la tela de tapizar: la presentamos, hacemos un dobladillo que marcaremos con unos alfileres, tensamos la tela y grapamos. Antes de graparla definitivamente, es aconsejable hacer un tensado provisional de la tela con unas tachuelas de tapicero.

Paso 10
Haremos también los remates de las esquinas frontales, que consisten en unos sencillos pliegues. Cuando la tela esté bien colocada, la graparemos.

Paso 11
Para disimular las grapas del tapizado colocaremos una cinta de pasamanería. Emplearemos cola de contacto transparente y flexible.

Paso 12
Nos ocuparemos ahora del respaldo de la butaca: aprovechando los agujeros del viejo capitoné, rellenamos el respaldo con miraguano para igualar la superficie y darle más volumen.

Paso 13
Prepararemos una funda de calicó, formada por cuatro piezas cosidas entre sí. Al colocarla cubriremos parte de los reposabrazos y el propio respaldo. Con la tela haremos lo mismo. Ambas fundas irán grapadas y rematadas con pasamanería.