Restauración

Tareas de bricolaje para casas viejas

Tareas de bricolaje para casas viejas

Autor:

Se calcula que 8 de cada 10 viviendas tienen más de 30 años. Si es tu caso, estás son las tareas de bricolaje que deberías tener en cuenta. 

Según un informe de Reparalia, empresa especializada en el cuidado del hogar y en la gestión integral de siniestros y reparaciones, de los 26 millones de viviendas que hay en España, 15 millones tienen más de 30 años y casi 6 millones más de medio siglo. El paso del tiempo no solo afecta a la estructura del edificio, sino que también tiene consecuencias en el interior de la vivienda por lo que es necesario saber qué es lo que se deteriora antes, cómo mantenerlo y algunos trucos de reparación. 

El deterioro que sufren las viviendas no es directamente proporcional a su edad, sino a la calidad y al estado de los materiales que la componen y el uso que se les haya dado. No obstante, de forma general, tuberías, instalación eléctrica, paredes y suelos son los más afectados por el paso del tiempo.

¿Cómo puedo detectarlo y qué puedo hacer?
Tuberías

• ¿Cómo les afecta? Con el paso del tiempo las tuberías se corroen y los alicatados y soldados se ahuecan, sobre todo en las zonas húmedas. Esto da lugar a pérdidas de presión, goteos y filtraciones, que a su vez, pueden provocar humedades.

• ¿Qué revisar? Tuberías de agua fría y caliente del baño y la cocina, así como el circuito de la calefacción. También el bote sifónico, los magnetones del inodoro, sifones y válvulas.

¿Qué puedes hacer? Al menor síntoma de los descritos, consulta a un profesional para que te aconseje qué hacer. No tirar restos de comida por el fregadero, limpiar el bote sifónico al menos una vez al año y colocar filtros antical, ya que ayudará a mantener en buen estado tus tuberías.

Instalación eléctrica

• ¿Cómo le afecta? La instalación eléctrica sufre oxidación (si es exterior), y problemas de conexión o “falsos contactos” en el cableado. Esto da lugar a sobrecalentamientos, cortocircuitos, derivaciones a tierra o fugas de corriente.

• ¿Qué revisar? El diferencial, las conexiones y el sistema de protección de la vivienda.

• ¿Qué puedes hacer? Es conveniente que un instalador autorizado revise cada 2 ó 3 años la instalación eléctrica para comprobar el aislamiento de los conductores y las conexiones (como mínimo en el cuadro eléctrico y los registros de la vivienda) y verificar que los sistemas de protección siguen funcionando correctamente. Si la instalación eléctrica ha sido realizada desde un primer momento por un instalador autorizado, cumpliendo con la normativa, es probable que el deterioro de la instalación sea prácticamente inexistente, al menos durante los 10 - 15 primeros años.

Paredes

• ¿Cómo les afecta? Las paredes sufren dilataciones y contracciones por los cambios de temperatura y la falta de mantenimiento en el tiempo. Esto deriva en grietas, fisuras y desprendimientos, que se pueden acentuar si los materiales con los que se construyó no son de calidad.

• ¿Qué revisar? Techos, paredes, esquinazos y estructuras compartidas con el resto del edificio.

• ¿Qué puedes hacer? Es importante renovar la pintura de techos y paredes cada 3-5 años, y optimizarla procurando eliminar cualquier elemento que afecte a la adherencia. Para prevenir la humedad, por ejemplo, evita colocar plantas que necesiten mucho riego cerca de las paredes. Y si tienes algún problema de grietas o fisuras, llama a un profesional para descartar que los problemas tengan causas estructurales que afecten al conjunto del edificio.

Tarimas

• ¿Cómo les afecta? El fregado, el contacto con los muebles y nuestro caminar diario hace que a lo largo del tiempo las puntas de las planchas se martilleen, se abran y se separen.

• ¿Qué revisar? Tarimas naturales, sintéticas y vinílicas.

• ¿Qué puedes hacer? Mimarlas. Procura no utilizar tacones en casa, usar protectores en las bases de los muebles, y evitar humedecer la madera a la hora de fregar ya que ocasionará deformación y levantamiento de algunas uniones. Un truco: pasar un paño humedecido parcialmente en aceite de oliva, de teca, de linaza o incluso de pino, son perfectos para restaurar y nutrir las maderas

Tags relacionados bricolaje casas restauración