Restauración

Las 6 averías más frecuentes en las casas de verano

Las 6 averías más frecuentes en las casas de verano

Autor:

En verano, con el calor y el uso más intensivo de algunos elementos de la vivienda, llegan nuevas averías. Éstas son las más frecuentas y así puedes solucionarlas.

Llegamos a nuestra casa de verano y, aunque todo en vacaciones es maravilloso, a veces surgen pequeños inconvenientes que pueden resultar un fastidio. Sobre todo, si no nos acordamos antes de poner a punto nuestra casa antes de disfrutar de ella. Y, como nos recuerdan desde Reparalia, empresa especializada en cuidado del hogar y en la gestión integral de siniestros y reparaciones, a veces no mantener una vivienda adecuadamente puede salir caro. Por ello, analizamos aquellos aspectos que más probabilidad tienen de fallar en tu hogar y te damos unos consejos para solucionarlo.

Las averías más frecuentes en verano

1. Grifos y cisternas que pierden agua: la falta de mantenimiento de la fontanería puede llegar a costar desde 100¤ por la sustitución de un mecanismo de cisterna completo, más de 240¤ por una rotura de tubería, incluso alcanzar los 3.000¤ si los daños se dieran en la canalización principal de la vivienda.

¿Sabes cómo detectar una fuga? Existe una forma sencilla para comprobarlo: cierra todos los grifos de la casa y, si el contador sigue girando, algo no va bien. Cosas sencillas como arreglar un grifo que gotea o cambiar la cisterna podemos hacerlo sin complicaciones. Ahora bien, si el problema es más grave, es hora de llamar al profesional para que averigüe de donde viene la fuga y te resuelva tu incidencia.

2. Averías en el termo: Estos aparatos sufren un alto desgaste de forma continua. Echa un cálculo de la edad de tu termo y, si tiene más de 5 años, ten en cuenta que ya puede empezar a dar síntomas de agotamiento. La reparación de un termo oscila los 70¤, pero sustituirlo por uno nuevo alcanza los 300¤. No te olvides de él.

3. Roturas de electrodomésticos: Una de las incidencias más comunes en el hogar se deben a complicaciones en los electrodomésticos. Solo con el buen uso y mantenimiento de estos aparatos se consigue reducir el número de averías a largo plazo y evitar costes de hasta 150¤ por reparación.

4. Pequeños arreglos de bricolaje: Desde reparar la pintura o el yeso de una pared, hasta lámparas descolgadas o apliques eléctricos estropeados. Lo mejor es tratar las instalaciones con cuidado, y utilizar siempre los medios adecuados para fijar decoración en paredes (cuanto menos invasivos, mejor, siempre que se mantenga la seguridad).

5. Problemas con la instalación eléctrica: El 10% de las incidencias del hogar se dan por esta causa. Lo mejor para evitar problemas es no sobrecargar el circuito eléctrico. No olvides desenchufar dispositivos y electrodomésticos cuando no los estés utilizando, y no coloques cables bajo alfombras. Lo más recomendable es solicitar los servicios de una empresa experta para revisar la instalación en buscas de problemas en la tensión eléctrica.

6. Piscinas: La falta de mantenimiento durante el invierno puede provocar pérdidas de agua, además de otros desperfectos debido a grietas, roturas o fugas que se originan principalmente en el filtro, el depósito de agua, la bomba, el calentador y las válvulas de la tubería. No te olvides del mantenimiento de la piscina y solicita la ayuda a un profesional para revisar toda la instalación en caso de que lo necesites.