Consejos para hacer la compra

Sandía, fruta de verano

Sandía, fruta de verano

Autor:

La sandía es una fruta de verano muy refrescante. Descubre los tipos de sandía, consejos a la hora de la compra y cómo utilizarla en la cocina.

Es una de las frutas más extendidas en todo el mundo, se considera originaria del África tropical y se conoce con otros nombres como melón de agua, melancia o patilla.

Tipos de sandía:

Existen más de cincuenta variedades de sandía, aunque son tres las más conocidas.

La variedad Sugar Baby es una sandía de forma esférica con la piel lisa de color verde botella.

La sandía Miyako, con un peso de hasta 10 kg, también tiene la piel de color verde botella, aunque presenta estrías de un tono más intenso. 

La Charleston Gray es una sandía de forma ovoidal alargada, con la piel de color jaspeado verdoso.

Gracias a los avances tecnológicos, también existen sandías que no tienen semillas o pepitas en su pulpa.

Consejos para comprar sandías:

La temporada de esta fruta es el verano, cuando la sandía ha alcanzado su punto óptimo de madurez. En este momento, tiene la pulpa de color rojo intenso y al golpearla, emite un sonido hueco.

A la hora de comprar sandías en el mercado, conviene fijarse en su carne (cuando sea posible), que debe estar firme y jugosa. Si solo se puede observar  la sandía entera, sin abrirla, hay que fijarse en la parte inferior, donde un color amarillo pálido indica que está madura y sabrosa, mientras que la presencia de una mancha blanca o verdosa señala que fue recogida antes de tiempo y resultará insípida. La presencia de un tallo arrugado también indica que está madura.

Cómo conservar la sandía:

Para prolongar el período de almacenamiento de la sandía, conviene cortar el pedúnculo a la mayor distancia posible del fruto, una vez recogido.

En casa, se debe conservar a temperatura ambiente cuando está entera, mientras que si se abre, se mantendrá en el frigorífico bien envuelta para evitar que se seque y absorba olores de otros alimentos.

Usos de la sandía en la cocina:

La sandía se consume habitualmente en crudo, en rodajas o en cuartos. Resulta más refrescante si se sirve fría.

Además, la sandía se puede utilizar para preparar sorbetes (con su pulpa), granizados, purés, sopas, gazpachomermeladas y sandía confitada

En Rusia se prepara un vino muy popular a base de sandía.

Además de la pulpa, también puede aprovecharse la cáscara, que se prepara encurtida o confitada.

Recetas con sandía

Información nutricional de la sandía