Seguridad alimentaria

Salmonella y salmonelosis

Salmonella y salmonelosis

Autor:

Salmonella y salmonelosis. ¿Qué es la Salmonella? Es una bacteria que se desarrolla en el intestino de los animales, incluidos en el hombre y se transmite a los alimentos. 

Puede ser ingerida por las personas causando una infección llamada salmonelosis, y que se manifiesta en episodios de gastroenteritis aguda.

¿Qué productos pueden considerarse como de posible riesgo?

Los principales alimentos implicados son las aves de corral y carnes de otros animales de abasto, las leche o los huevos...estos alimentos pueden contaminarse en origen y transmitir la contaminación por contacto al resto de alimentos.

Contaminación de los alimentos

La contaminación inicial de los alimentos puede no resultar suficiente para provocar una infección por Salmonella, pero si no tomamos precauciones este número inicial puede incrementarse rápidamente aumentando así de manera peligrosa las probabilidades de infección.

Cuando la Salmonella llega a los alimentos puede multiplicarse a gran velocidad, en condiciones favorables puede llegar a duplicarse cada 15 o 20 minutos. Es por ello, que si los alimentos no se refrigeran rápidamente, el microorganismo se multiplicará, con el consiguiente riesgo para los consumidores.

Importancia de la salmonelosis

La salmonelosis tiene una gran trascendencia sanitaria, social y económica y es especialmente preocupante entre grupos de riesgo, como ancianos, niños o enfermos. Su incidencia es más elevada en verano, debido a sus altas temperaturas que favorecen su desarrollo, por lo que es en esta época del año cuando tenemos que estar más alertas.

Consejos para prevenir la salmonelosis

- Examinar el aspecto externo de los productos, fijándonos que en la etiqueta contenga información referente a los ingredientes, condiciones de conservación y fecha de caducidad.

- No romper la cadena de frío, ya que a temperatura ambiente las bacterias se multiplican.

- No mezclar alimentos crudos con alimentos cocinados para evitar la posible transmisión de microorganismos mediante la contaminación cruzada, producida cuando la Salmonella se transmite por el contacto con un alimento, utensilio o superficie a otro alimento.

- Limpiar los utensilios y superficies cada vez que se manipule un alimento diferente, recordando que las manos del manipulador son un utensilio más.

- Cocinar los alimentos mediante tratamientos prolongados a altas temperaturas (fritura, horno, guiso, etc.) puesto que es el método de higienización más eficaz.

- Recordar que existen productos de limpieza, encimeras, neveras e incluso interruptores que contienen elementos antibacterias que facilitan las correctas condiciones de higiene en la cocina.