Seguridad alimentaria

Cómo conservar el marisco

Cómo conservar el marisco

Autor:

Distintos métodos para conservar el marisco en las mejores condiciones hasta el momento de ser preparados.

La mejor forma de conservación del marisco es vivo en un acuario a temperatura controlada y con agua bien oxigenada. De esta manera va directo a la cocina. Es por eso que pescaderías, restaurantes y marisquerías los mantienen así en sus establecimientos.

Evidentemente no siempre se pueden tener las mejores condiciones, por eso, una buena conservación en cámaras refrigeradas o cubiertos de hielo pueden mantener el marisco en perfecto estado hasta su consumo.

La mejor recomendación es cocinar el marisco en el día o como mucho al día siguiente para disfrutarlo en las mejores condiciones. El olor delata la situación de los mariscos, por lo que un olor fuerte y desagradable indicará que el producto no es apto para el consumo.

Los mariscos pueden ser congelados siempre que se compren frescos. Es importante, a la hora de congelarlos anotar la fecha de congelación en la bolsa. Es importante que el producto congelado se consuma en el periodo de 1 mes.

En algunos casos se puede congelar el marisco en estado natural previamente limpio. Gambas y langostinos sin cascara o algunos moluscos pueden ser congelados sin concha.

Las piezas más grandes como langostas o bogavantes deben ser cocidos antes de ser congelados.

Muy importante, una vez descongelado el producto, jamas se debe volver a congelar un marisco.