Técnicas de cocina

Condimentar con hierbas aromáticas

Condimentar con hierbas aromáticas

Autor:

Las hierbas aromáticas son el condimento idóneo de las distintas cocinas del mundo, aportando sabor y aromas a la enorme variedad de platos que se cocinan. Las hierbas aromáticas son las que, preferiblemente en estado fresco - o en seco por separado, y en algunos casos combinadas, es decir mezcladas - , aportan a los platos no sólo aromas y sabor sino beneficiosas propiedades curativas.

No es de extrañar esto último si nos atenemos a que estas hierbas, de forma genérica, son conocidas como hierbas medicinales: en infusiones suelen estar recomendadas fundamentalmente por su influencia positiva sobre el aparato circulatorio y estomacal.

Según de que planta se trate, las hierbas aportan a la cocina a veces sus hojas con tallo, es decir con las ramitas enteras (perejil), y otras exclusivamente, las hojas (laurel).

Dentro de la vasta cantidad de hierbas que existen hay que señalar que habitualmente se obtienen de dos formas. Una es la más natural, son silvestres (orégano, hinojo); muchas otras son cultivadas (perejil, menta, perifollo).

El uso de las hierbas como condimento culinario está cada vez más extendido en las cocinas del mundo. Las hierbas aromáticas más conocidas y utilizadas en el panorama de la cocina actual son las siguientes: Albahaca; Hierbabuena; Eneldo; Hinojo; Estragón; Laurel; Menta; Perifollo; Orégano; Romero; Perejil; Tomillo.

Dos conceptos deben ser destacados al enumerar las hierbas aromáticas:

- Finas hierbas. Hacen referencia a una mezcla de hierbas frescas picadas finamente, que se emplean como condimento. Estas hierbas son perejil, estragón, cebollino y perifollo.

- Ramillete de hierbas. También conocido como ramillete aromático o bouquet-garnie. Se compone de unas ramitas de tomillo, perejil y laurel que van en un hatillo incorporado fundamentalmente a guisos y caldos. Suele ir unido a un trocito de zanahoria, puerro y cebolla.

Consejo:

Si quieres secar tus propias hierbas, remójalas cuando las hojas estén secas, y mejor justo antes de la floración. Ata los extremos para formar ramilletes y cuélgalos boca abajo en un lugar fresco. Cuando estén secas, separa las hojas de los tallos y consérvalas en tarros pequeños.

Tags relacionados condimentar hierbas aromáticas