Técnicas de cocina

Compra y manipulación de alimentos congelados

Compra y manipulación de alimentos congelados

Autor:

 Consejos para la compra y manipulación de alimentos congelados. En este consejo te ofrecemos una serie de pautas a seguir a la hora de comprar o manipular los alimentos congelados y refrigerados.

Los vemos todos los días en nuestros supermercados y resultan una solución económica para poder consumir determinados productos: son los alimentos congelados.

Consejos en la compra y manipulación de los alimentos:

1- Hay que comprar únicamente aquellos productos congelados que se encuentren en arcones o expositores congeladores a una temperatura no superior a -18ºC, y que no sobrepasen en ningún caso la línea que señala el nivel de carga máxima del congelador. Si se trata de productos congelados envasados, comprueba siempre que tengan su embalaje en perfecto estado.

2- En algunas ocasiones el producto se comercializa con hielo añadido. Esta adición no tiene repercusiones sanitarias negativas ni aporta ninguna ventaja en la conservación: sencillamente es un fraude al consumidor cuando se cobra el hielo como si fuera producto.

3- Los congelados deben ser los últimos productos que hay que comprar. Debemos procurar llevarlos rápidamente a casa y, si es posible, en bolsas isotermas o aislantes, en las que evitaremos introducir productos no congelados que puedan elevar su temperatura. Aún así, si hemos comprado un producto congelado y llega a casa con signos de descongelación, debemos consumirlo lo antes posible

4- Si vas a congelar en tu propia casa productos frescos o cocinados, la congelación debe hacerse de forma rápida: bajaremos la temperatura del congelador hasta -40°C antes de introducir el producto y mantendremos la misma temperatura durante el proceso de congelación.

5- Es conveniente congelar los alimentos fraccionados en pequeñas cantidades. Si apuntamos en cada paquete el contenido y la fecha de congelación lo tendremos todo bajo control.

6- El proceso de descongelación varía en función del producto. Por lo general, lo más aconsejable es una descongelación lenta dentro del frigorífico .

7- Descongela únicamente la cantidad de producto que vayas a consumir porque una vez descongelado no se puede volver a congelar.