Técnicas de cocina

El huevo, explicación y tratamiento

El huevo, explicación y tratamiento

Autor:

El huevo es, sin duda alguna, uno de los productos más utilizados y apreciados en el mundo por el ser humano. Con él, se pueden elaborar multitud de platos y dentro del mundo de la repostería, tienen verdadero carácter de protagonistas. Aquí os explicamos cómo comprarlo y tulizarlo.

Sin duda alguna, los huevos de gallina son los más utilizados, aunque existen otros tipos provenientes de otras aves: oca, avestruz, pava, codorniz, avestruz y pintada son los más conocidos. Un huevo tiene un peso aproximado de entre 55 y 60 g. pudiéndose diferenciar cuatro partes: cáscara, membrana, clara y yema, siendo estas dos últimas las que se van a cocinar y consumir.

Uno de los aspectos que debe ser cuidado sobremanera a la hora de adquirir huevos es, además de su calidad, su frescor. Para detectar su grado de frescor nos fijaremos en sus rasgos externos, que tienen que responder a las siguientes características: cáscara mate, carencia de cámara de aire, clara esférica y recogida, yema centrada en la clara y ausencia de manchas internas.

De los métodos básicos de cocción de huevos destacaremos los siguientes:

Con cáscara: pasados por agua, mollets, cocidos.
Sin cáscara: al plato, escalfados, fritos, a la sartén.
Batidos: en tortillas, en revueltos, en repostería, en general.

Conservación

Los huevos enteros se conservan en el frigorífico de 7 a 10 días, mientras que los huevos cocidos (con cáscara), 4 días. 

El huevo se ha de guardar en un lugar fresco, en posición vertical y con el extremo redondo hacia arriba. Hay que evitar someterlos a cambios bruscos de temperatura.

Congelación

Aunque nos resulte extraño, los huevos, como la mayoría de los alimentos, pueden congelarse; ahora bien, tienen que ser muy frescos y estar debidamente preparados.

Consejos y trucos

Para evitar la salmonella, lo mejor es comprar siempre huevos frescos, guardarlos en la nevera y cocinarlos muy bien.

No se recomienda su consumo en crudo, ya que existe peligro de intoxicación.

Consumir las salsas y mahonesas inmediatamente después de su elaboración (como máximo en 24 horas). Mantenerlas siempre refrigeradas y añadir unas gotas de limón o vinagre.

Valor nutritivo

Todos los principios activos necesarios para el mantenimiento de la vida y el desarrollo del organismo se encuentran en el huevo. 

De ahí la importancia de incluirlo en la dieta diaria. Un huevo es capaz de aportar el 50 por 100 de nuestras necesidades proteicas diarias

Es muy nutritivo y energético. Es rico en agua, proteínas, grasas, sales minerales (hierro y azufre) y vitaminas, sobre todo A, B, D y E.

Para finalizar, os presentamos todas las recetas de huevos que tenemos en nuestro recetario.