Técnicas de cocina

Consejos y trucos para preparar el marisco

Consejos y trucos para preparar el marisco

Autor:

Algunos consejos y trucos que harán que tus platos de marisco sean loas estrellas de tu menú.

A la hora de cocer el marisco, el agua de mar, limpia, y si es posible filtrada es la mejor manera de cocerlo, en lugar del agua con sal normal. Si no se puede tener agua de mar, intenta que la sal sea sal marina. Ya que esta agua o la sal marina le darán un mayor sabor a mar tan característico del marisco.

También debemos tener en cuenta, cuando preparamos un marisco de gran tamaño, una langosta por ejemplo, es abrir el crustáceo por la mitad desde la cabeza hasta la cola. Este corte se hará justo antes de introducir en el horno o en la plancha. 

Cuando se cueza un bogavante o langosta entera es una buena idea atar la cola estirada a una tablilla. Así se evita que el marisco se mueva en la cazuela y quede enroscada. Una vez cocida la cola, al haber estado estirada tendrá una presencia y presentación más atractiva.

Lo mismo se puede hacer con gambas o langostinos, para evitar que al cocer o hacer a la plancha se hagan en forma curva, bastará introducir un palillo o brocheta en la cola del marisco en el momento de la cocción. Una vez cocinado retiraremos el palillo y mantendrá la forma.

A la hora de comparar dos piezas de marisco de la misma especie y de igual tamaño la que más pese se considerará de mejor calidad. Ya que la pieza más pesada estará más llena y en mejores condiciones de ser consumida.

La tinta de los calamares da a éstos un sabor y color característico. Sin embargo, la tinta de calamar no se puede comer en crudo ya que es tóxica. Si la tinta se cuece pierde esa toxicidad.

Hay un modo de distinguir si un langostino o una gamba son frescos o congelados. Si al pelarlos el caparazón está muy pegado a la carne, se trata de productos congelados.

Tags relacionados marisco