Técnicas de cocina

Trucos para conseguir una fritura crujiente

Trucos para conseguir una fritura crujiente

Autor:

Sigue nuestros sencillos consejos para hacer frituras crujientes, apetecibles y con menos grasa.

Todos disfrutamos con una buena frituras: rabas o calamares a la romana, croquetas, gambas y langostinos a la gabardina en el aperitivo o en el postre como las rosquillas.

Pero conseguir una fritura perfecta requiere un poco de técnica. Esperamos que estos consejos os ayuden a preparar los fritos perfectos sin abusar de grasas.

Infografía con trucos para conseguir una fritura crujiente

El aceite de la fritura:

El mejor aceite para realizar una buena fritura es el aceite de oliva. Debido a sus características, los ácidos monoinsaturados propios del aceite de oliva, son más resistentes a las altas temperaturas de tal manera que mantendrá sus cualidades durante más tiempo. Además es el aceite que menos impregna el alimento de grasa, de manera que la fritura con aceite de oliva nos aportará menos calorías que si la hacemos con otro aceite.

Una vez usado, y frío se puede colar y reutilizar para 2 o 3 frituras más. Es importante no mezclar aceites, ni aceite de oliva usado con otro nuevo, ni mezclar aceite de oliva con otro tipo de aceites ya que la mezcla hará que el producto resultante no mantenga todas sus propiedades.

Es necesario incorporar una buena cantidad de aceite de oliva y, éste, debe estar bien caliente, a una temperatura de 180º aproximadamente. Pero nunca debe humear, eso indicará que la temperatura es superior y el aceite esta quemándose y por tanto, perdiendo cualidades.

Una vez el aceite llegue a la temperatura adecuada incorpora los alimentos. Introdúcelos lo más cerca posible al aceite, ya que si los lazas desde cierta altura podrán salpicar y por tanto quemarte. Además se debe introducir el alimento en dirección opuesta a donde nos encontramos, de tal manera que si salpica no lo haga en el sentido en el que nos encontramos.

Es importante que los alimentos estén secos y bien escurridos para evitar que el aceite caliente, en contacto con el agua salpique y por tanto nos quememos.

Trucos para freír rebozados y empanados:

Si se trata de un rebozado, éste debe hacerse inmediatamente antes de freír para que quede firme y crujiente, de lo contrario el rebozado ablanda el alimento y lo deja sin cuerpo. El orden es siempre, primero harina y luego el huevo batido. En el caso de los empanados, primero la harina, después el huevo y finalmente el pan rallado.

Para darles la vuelta utiliza unas pinzas para evitar pinchar el frito. Mantente atento en todo momento para que queden dorados y evitar que se quemen. Si se queman deberás retirar el aceite usado ya que le dará el sabor quemado al resto de platos que prepares con ese aceite.

Antes de volver a freír una nueva tanda, asegúrate de que el aceite ha recuperado la temperatura ideal. Comprueba también que los alimentos están también bien cocinados por dentro, sobretodo en preparaciones que sean muy gruesas como milanesas o sanjacobos.

Una vez fritos, escurre bien el exceso de grasa con una espátula y después en un plato con papel absorbente. Sirve rápido para evitar que se ablande.

A la hora de freír empanados, incorporar un palillo al aceite de la sartén reducirá la presencia de restos de pan rayado evitando que se quemen y se adhieran a los fritos.

Variedades de frituras:

Entre los empanados hay distintas variedades, como la provenzal a base de pan rallado, ajo y perejil. Se puede usar pan rallado comprado en la panadería o se puede hacer a partir de pan duro y molido.

Con respecto a los rebozados se pueden usar distintos tipos de harinas: de trigo, de maíz o de arroz. Con la harina de arroz se elabora la tradicional tempura.

Consejos de seguridad:

Utiliza un delantal o mandil para las manchas de grasa ya que es bastante probable que salpiquen gotas de aceite que son difíciles de quitar ademas de que se puede impregnar el olor en la ropa.

A la hora de comer asegúrate de que el alimento esta a temperatura adecuada para evita quemaduras en la lengua. Si te quemas,te dolerá la lengua durante un tiempo y perderás el gusto, por lo que no podrás saborear el resto de comida.

Tags relacionados truco fritura