Karlos Arguiñano en tu cocina

Codorniz, pocas calorías y baja en grasa

La carne de codorniz es una de las más magras, de escaso valor calórico y proteínas de calidad, por lo que es muy recomendable para personas con problemas de colesterol y obesidad.

A esto hay que añadir que el hecho de utilizar bebidas alcohólicas, en este caso txakoli, evaporando después el alcohol, ayuda a reducir la cantidad de aceite. Además, es una buena opción para quien tenga problemas digestivos.

En el grupo de las hortalizas, los ajos y las chalotas ayudan a limpiar el exceso de moco de las vías respiratorias. 

Las zanahorias, sin apenas calorías, son buenas para la vista y nos ayudan a mantenernos sanos y jóvenes gracias a la vitamina A. Además, nos aportan gran cantidad de potasio, lo que evita la retención de líquidos. Un buen truco para evitar un "picoteo" entre horas dentro de un plan de adelgazamiento es rallar una zanahoria o dos y añadirle unas gotas de limón. Este preparado tiene un gran efecto saciante y es un chorro de vitaminas antioxidantes que harán nos darán energía mientras dure el proceso de adelgazamiento.

Las hierbas aromáticas, de consumo diario, también están presentes en esta receta. En este caso tenemos laurel, que ayuda a mejorar las digestiones y también es bueno para el hígado y las infecciones de la boca.

El aceite de oliva es escaso para la elaboración de este plato de manera que completaremos las cantidades recomendadas (4 cucharadas al día) con las restantes comidas del día.

Por último, debemos olvidar el falso mito de que la patata engorda. Nos aporta hidratos de carbono pero no tiene grasa, sólo la que añadamos nosotros a la hora de cocinarla.

Para completar el menú añadiremos un buen gazpacho, pan, una pieza de fruta y un poco de queso fresco.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Gazpacho
- Codornices al txakoli
- Pan
- Fruta
- Queso fresco

Cena:

- Pasta con gambas y piñones
- Pan
- Macedonia de frutas
- Leche