Karlos Arguiñano en tu cocina

Arroz: fuente de energía en una dieta equilibrada

Hoy tenemos una receta cuyo ingrediente principal es el arroz, el cereal que mejor se digiere y, además, apto para celíacos porque no contiene gluten. 

El arroz es el cereal que mejor se digiere, aportándonos proteínas que en el caso de la receta de hoy, se complementan con las proteínas de la leche y las de las mollejas, obteniendo así proteínas de calidad. También nos aporta hidratos de carbono y vitaminas del grupo B.

Las investigaciones científicas nos indican que una dieta equilibrada que contenga un nivel óptimo de hidratos de carbono puede prevenir la acumulación de grasa en el cuerpo, ya que proporcionan sensación de saciedad, y sólo aportan 4 kcal por gramo, luego no son alimentos excesivamente calóricos.

Tenemos que eliminar el falso mito de que mezclar hidratos con proteínas engorda.Todos los alimentos son una mezcla de nutrientes, de manera que el arroz solo sin mezclar con otros alimentos ya contiene proteínas mezcladas con hidratos.

El almidón y los azúcares de asimilación lenta nos aportan una energía de la que se puede disponer rápidamente para el rendimiento físico. El cerebro necesita utilizar glucosa como única fuente de energía. Por este motivo se debe mantener constante el nivel de glucosa en sangre para que el cerebro funcione correctamente. Por lo tanto, no se deben eliminar los hidratos de carbono de una dieta sana.

Las setas son un buen acompañante del arroz, ya que apenas aportan calorías y no tienen grasas, siendo muy interesantes por su riqueza en fibra, vitaminas y minerales.

El queso es un producto derivado de la leche con una gran riqueza en proteínas de calidad, y también nos aporta minerales como el calcio y vitaminas. Existen en el mercado quesos con menor cantidad de grasas, siendo éstos más recomendables para las personas con sobrepeso o colesterol. La asimilación del calcio está relacionada con la presencia de proteínas, que en el caso del queso son de muy buena calidad. La relación calcio-fósforo es importante para una correcta asimilación del calcio, y esta relación es óptima en la leche y sus derivados. Se recomienda un lácteo en cada comida principal para asegurarnos un aporte adecuado de proteínas, minerales, vitaminas y agua.

El aceite de oliva es un alimento necesario para mejorar el estado digestivo y la salud cardiovascular, a razón de 4 cucharadas al día.

En cuanto a las mollejas de pato, tienen una carne poco grasa, por lo que puede formar parte de una dieta sana y variada.

Podemos considerar esta receta como plato único, así que sólo faltarían una ración de pan y una pieza de fruta para completar el menú. 

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Arroz caldoso con mollejas, setas y queso
- Pan
- Fruta
- Leche

Cena:

- Ensalada Kirkilla
- Pan
- Flan de manzana