Karlos Arguiñano en tu cocina

Los beneficios del salmonete

Los expertos en nutrición recuerdan que saber comprar y preparar los alimentos de forma adecuada permite reducir el riesgo cardiovascular. Un claro ejemplo de ello es esta receta. Por eso nos aconsejan incluir verduras y hortalizas de acción antioxidante como los pimientos y los ajos de esta receta diariamente, e incorporar  de 2 a 4 veces a la semana pescado con grasas cardiosaludables, como el salmonete. Todo ello cocinado con el aceite de oliva, rico en ácido graso monoinsaturado, que nos ayuda a regular los niveles de colesterol.

Lo más destacable del salmonete respecto al resto de los pescados, es su riqueza en yodo, un mineral deficiente en muchas dietas, siendo un factor determinante para mantener nuestro peso, nuestro ánimo y todas las funciones metabólicas de manera adecuada. 

Además,el salmonete es una gran fuente de ácidos grasos esenciales, sin los cuales no podríamos vivir. Esta grasa buena no la podemos sintetizar y la tenemos que incorporar en nuestro organismo a través de la dieta. Los ácidos grasos esenciales, nos dan energía, pero también son imprescindibles para las funciones del cerebro, mejorando los procesos de aprendizaje y regulando nuestro estado de ánimo. También nos previenen del cáncer y de enfermedades cardiovasculares, ayudan a regular mejor la diabetes y el funcionamiento intestinal. Los ácidos grasos también son importantes para mejorar la fertilidad y la mineralización de los huesos, ayudan a mejorar a los alérgicos y el funcionamiento del hígado y riñón.

Los pimientos usados para la mermelada aportan vitaminas, fibra y minerales a la receta, siendo un alimento de consumo diario, ya que se encuentra en la base de la pirámide.

El aceite de oliva debe estar presente a razón de 4 cucharadas al día, para aportarnos energía y mejorar las funciones digestivas, además de contribuir a mantener los niveles de colesterol dentro de la normalidad.

Completamos este plato con un potaje de carillas con espinacas, una ración de pan y una crema de frutas.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Potaje de carillas con espinacas
- Salmonetes con mermelada de pimiento
- Pan
- Crema de frutas con barquillo

Cena:

- Gratinado de cebolletas y espárragos con velouté
- Fruta
- Leche