Karlos Arguiñano en tu cocina

La acelga, fuente de vitaminas y minerales

Esta receta es una manera atractiva de introducir verdura y pescado en la dieta, dos alimentos que escasean dentro de nuestros menús y que son esenciales en una dieta equilibrada.

La acelga es una verdura rica en agua, vitaminas y minerales; la mayor parte de estas vitaminas se encuentran en las hojas verdes.

Debemos acostumbrarnos a acompañar los ingredientes principales con salsas hechas a base de verduras crudas, por ese motivo se aconseja no saltear parte de las verduras, por ejemplo las hojas verdes de las acelgas, ya que son una fuente importante de vitaminas, minerales, antioxidantes y sustancias que mejoran nuestra salud. Estas salsas incrementan notablemente el aporte de vitaminas y minerales.

El rebozado incrementa el valor calórico del plato. Por este motivo se aconseja colocar papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Además, el aceite de oliva es el más apropiado porque es el que mejor aguanta las altas temperaturas y no impregna el alimento de grasa. 

El aceite de oliva ayuda a regular los niveles de colesterol, mejora las digestiones, previene el estreñimiento, favorece el crecimiento óseo. Además, por su acción antioxidante, previene del envejecimiento y mejora el estado de la piel. Recordamos que hay que tomar 4 cucharadas al día. Por eso, para equilibrar, se aconseja controlar el uso del aceite durante el resto de las comidas. Siguiendo este consejo, para cenar optaríamos por unas verduras al vapor con patata o pasta, y pollo a la plancha.

Y, para prevenir la obesidad, lo mejor es usar siempre el de oliva y no cocinar más de 3 frituras a la semana.

El relleno de queso enriquece la receta con proteínas de calidad y minerales como el fósforo, el calcio y el sodio. El queso también contiene vitaminas A y D, que aumentan nuestras defensas y ayudan a mantener los huesos y dientes sanos. 

El pescado debe estar presente 4 veces a la semana para prevenir enfermedades cardiovasculares y aumentar la esperanza de vida. 2 veces a la semana será pescado azul, que nos aporta ácidos grasos omega 3 y ayudan a bajar los niveles de colesterol. También es rico en triglicéridos, protegiendo la salud de las arterias y evitando la formación de trombos.

Una buena idea es enmascararlo con otros ingredientes como en la salsa de hoy, ideal para los poco amantes de este alimento.

Completamos el menú con una ración de pan, una macedonia de frutas y un lácteo.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Pencas rellenas
- Pan
- Macedonia de frutas
- Yogur

Cena:

- Cardo con lomo de cerdo
- Pan
- Fruta
- Leche