Karlos Arguiñano en tu cocina

Higos secos para subir el ánimo

En esta receta nos encontramos una forma diferente de cocinar la verdura, mezclándola con otros alimentos de gran interés nutricional como son los higos secos, las semillas de sésamo, la patata y el bacalao.

De esta manera, los higos secos enriquecen el plato en vitaminas, minerales y fibra, siendo un complemento reconstituyente ideal para estos meses de otoño en los cuales tenemos el ánimo un poco bajo. Sin embargo, las personas con sobrepeso, los triglicéridos elevados o diabetes eliminarán los higos secos de la receta por su alto contenido en azúcares y calorías.

Los higos secos se caracterizan por su gran cantidad de fibra siendo muy eficaces para regular el ritmo intestinal y así evitar el estreñimiento y el cáncer de colon al arrastrar sustancias cancerígenas presentes en el intestino. Además, son ricos en hierro, potasio, magnesio y calcio. Los higos secos tienen 3-4 veces más cantidad de calcio que cualquier otra fruta desecada. Por eso, podemos enriquecer el desayuno o la merienda con dos higos secos, que nos mantendrán con energía y buen humor.

Las personas con digestiones difíciles tolerarán mejor las frutas desecadas en forma de compota.

Las semillas de sésamo ayudan a regular el estreñimiento y los niveles de colesterol. También son ricas en grasas con propiedades antinflamatorias y de protección cardiovascular. Las semillas son también otra manera de aumentar la densidad nutricional de la dieta, ya que con su pequeño tamaño nos aportan proteínas, grasas, vitaminas y minerales contribuyendo a que tengamos un estado nutricional correcto.

Los ahumados contienen mucho sodio, de manera que se preferirá el bacalao fresco para la elaboración de la receta en el caso de los hipertensos y personas con problemas de retención de líquidos. 

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Crema de calabacín con higos salteados y palitos de sésamo
- Salmonetes con mermelada de pimiento
- Pan
- Fruta
- Yogur

Cena:

- Ensalada otoñal
- Pan
- Flan