Karlos Arguiñano en tu cocina

Los beneficios del chicharro

El chicharro es un pescado azul, rico en ácidos grasos omega 3, que disminuyen los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y reducen el riesgo de formación de trombos. Por este motivo se recomienda la presencia de pescado azul dos veces a la semana como mínimo para evitar el riesgo de enfermedades del corazón.

Como todos los pescados, el chicharro es una buena fuente de proteínas de calidad y de vitaminas del grupo B, responsables de que aprovechemos bien los nutrientes de la dieta y estemos bien nutridos, que no tengamos anemia y que nuestras defensas estén en condiciones. El chicharro, al ser un pescado graso, contiene vitaminas A y D, siendo un claro ejemplo de que la grasa en la dieta es importante para evitar estados carenciales y enfermedades.

Como todos los pescados el chicharro tiene magnesio, mineral que se hace deficiente a medida que cumplimos años, y que es importante para el buen funcionamiento muscular, mantener nuestro ánimo y la salud de nuestros huesos, además de tener un ligero efecto laxante y contribuir a mantener un buen ritmo intestinal.

También nos aporta yodo, mineral indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, glándula que regula todas las funciones de nuestro organismo y mantiene nuestro estado psicológico en buenas condiciones. Además, aporta hierro fácilmente asimilable, responsable de llevar el oxígeno a todas las células del organismo para que estén sanas y funcionen correctamente.

La mejor manera de mantener las propiedades nutricionales de la patata es cocinarla como en la receta de hoy, cocida con su piel. Cocinada de esta manera, no supone un alimento que aporte muchas calorías, siempre que controlemos la cantidad de aceite a la hora de condimentar la ensalada. La patata es un alimento que debe estar presente más veces en nuestra mesa ya que supone una buena fuente de azúcares de asimilación lenta, que nos van a proporcionar energía para realizar nuestras funciones diarias, además de contribuir a regular nuestro comportamiento alimentario.

Las aceituna, que es rica en grasas insaturadas y nos protege la salud cardiovascular, es un buen acompañante a esta ensalada. Por otro lado, la cebolleta como representante del alimento crudo, nos aporta vitaminas y minerales.

Las cortezas de cerdo y el jamón serán alimentos de consumo ocasional y los colocaremos en la punta de la pirámide.

Para completar el menú, tomaremos de postre una fruta que complete el aporte vitamínico a la receta de hoy y leche como principal fuente de calcio.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Pescado con ensalada de patata
- Pan
- Fruta
- Leche

Cena:

- Crema de lentejas con tempura de zanahorias y ajos
- Pan
- Fruta
- Flan