Karlos Arguiñano en tu cocina

Los beneficios del espárrago

Con la técnica culinaria utilizada, el magret va soltando la grasa durante el cocinado, de manera que el valor calórico del plato disminuye de forma notable y el contenido en grasas saturadas también.

Como todas las carnes animales, nos aporta proteínas de alto valor nutricional, vitaminas entre las que destaca la vitamina B12 no presente en los alimentos vegetales, ácido fólico interesante para las embarazadas y niños en crecimiento y vitamina A de efecto antioxidante y que mantiene nuestras defensas en óptimas condiciones.

Los espárragos de la guarnición los colocaremos en la base de la pirámide. Son ricos en fibra, por lo que ayudan a evitar el estreñimiento y la retención de líquidos. Su contenido calórico aumenta en la receta de hoy al freírlos, de manera que colocaremos el papel absorbente para evitar al máximo la cantidad de aceite que puede acompañarlos después de la fritura. Además contienen vitamina C, E, provitamina A y compuestos fenólicos de acción antioxidante de manera que nos ayudan a prevenir el cáncer y enfermedades degenerativas. Su riqueza en folatos les convierte en un alimento interesante para embarazadas y niños

El azafrán presente en la tempura es una especia que debemos colocarla en la base de la pirámide por los efectos beneficiosos que nos ocasiona y porque permite dar sabor a los platos sin que suponga un aporta de calorías extra a la receta. El color intenso del azafrán se debe a pigmentos de efecto antioxidante, a los cuales de se les atribuye cierta acción antitumoral y antiinflamatoria.

El boniato tiene más cantidad de azucares que la patata. Aporta fibra a la receta y antioxidantes, de manera que con cien gramos de boniato se cubre casi la mitad de los requerimientos de vitamina C, un tercio de la vitamina E, una cuarta parte del ácido fólico, y se superan las necesidades de vitamina A. Además es una buena fuente de potasio, fósforo y magnesio. No es conveniente el boniato en personas con osteoporosis o piedras en el riñón, ya que evita la asimilación del calcio formando piedras. Si se quiere reducir el aporte calórico de la receta, se pueden introducir el boniato y los espárragos al horno y hacerlos al papillote.

Completamos la receta con unas verduras a la plancha, una porción de pan, una brocheta de fruta y una infusión de boldo.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA:

Comida:

- Verduras a la plancha
- Pechuga de pato con espárragos en tempura de azafrán
- Pan
- Brocheta de piña y melón
- Infusión de boldo

Cena:

- Ensalada kirkilla
- Pan
- Fruta
- Flan