Karlos Arguiñano en tu cocina

Una receta navideña sana y equilibrada

Esta receta es un ejemplo de plato sano y rico que puede formar parte del menú navideño.

En esta receta hacemos uso de especias que dan sabor a la carne y aportan sustancias antioxidantes que contribuyen a que estemos más sanos. Por lo tanto, el perejil y la guindilla cayena los colocaremos en la base de la pirámide alimentaria, ya que deben estar presentes todos los días en nuestra dieta.

El uso de bebidas alcohólicas para cocinar no supone ningún riesgo para la salud, sino que es una manera de cocinar sin grasa ni sal que mejora considerablemente a nivel gastronómico el plato preparado.

Por otro lado, los ajos y los champiñones nos proporcionan vitaminas, minerales y fibra, lo que incrementa el valor nutricional del plato. Se encuentran en la base de la pirámide. Se aconseja comer muchos champiñones acompañados de una ración moderada de carne.

El solomillo de cerdo nos aporta proteínas de alto valor nutricional, igual que el jamón, aportándonos todos los aminoácidos que necesitamos para reponer los tejidos del organismo. No contiene apenas grasa, y además es una grasa rica en acidos grasos monoinsaturados, de manera que es una carne sana para todos. Como la carne de cerdo es la que más cantidad de grasas insaturadas aporta, es interesante para personas con problemas cardiovasculares.

Desterremos el falso mito de que la carne de cerdo es rica en colesterol, porque no es cierto. La carne de cerdo blanco tiene menos grasa que la de ternera o pollo, según los cortes, lo que le convierte en una carne magra que puede formar parte de todo tipo de dietas en las que se controla el aporte de calorías o de grasas. En definitiva, las grasas de la carne de cerdo no van a ser perjudiciales para el sistema cardiovascular, siempre que se consuma las partes magras como en esta receta y en cantidad moderada.

Además, nos proporciona vitaminas del grupo B, necesarias para un buen funcionamiento del sistema nervioso, muscular y para la buena asimilación de nutrientes. También aporta hierro (fácilmente asimilable), zinc, fósforo, sodio y potasio.

En este caso se cocina al horno, utilizando la ración recomendada de aceite, de manera que es una receta típica de Navidad sana y equilibrada.

Completamos el menú con una ensalada, un trozo de pan, una pieza de fruta y un yogur.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Ensalada de pochas con vinagreta de tomate
- Trenzas de solomillo de cerdo con champiñones picantes
- Pan
- Fruta
- Yogur

Cena:

- Ensalada de pimientos morrones
- Pan
- Fruta
- Leche