Karlos Arguiñano en tu cocina

Solomillo para prevenir la anemia

El plato de hoy nos aporta proteínas de calidad presentes en la carne, en la leche, el queso y los huevos, de manera que se trata de un plato fundamentalmente proteico.

El solomillo nos aporta hierro fácilmente asimilable, de manera que es una carne que nos previene de la anemia. Es de interés su aporte de vitaminas del grupo B, en especial de vitamina B12 no presente en los alimentos de origen vegetal, de acción antianémica e importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Además, se trata de una carne baja en grasas y calorías. Una pechuga de pollo sin piel tiene casi el doble de grasa que el solomillo de ternera, por lo que la pechuga aporta más calorías que la misma cantidad de solomillo.

Esta carne magra, gracias a su escaso valor calórico, nos permite el acompañamiento de un queso Roquefort, que incrementa la presencia de grasa en el plato pero también aporta proteínas de calidad, calcio y fósforo. 

El queso Roquefort es un queso elaborado a partir de leche de oveja, que tiene un alto valor nutricional. Además, es un queso madurado, por lo que tiene más proteínas que un queso fresco. Los quesos se consideran la mejor fuente de calcio del grupo de los lácteos, ya que en menos cantidad de alimento aportan más calcio que la leche o los yogures. Recordad que para hacer un kilogramo de queso se necesitan entre 5 y 10 litros de leche, de manera que se trata de un concentrado de los principales nutrientes de la leche, a la cual se le quita agua. También es interesante el contenido en vitamina A del queso azul, necesaria para una correcta visión y un adecuado estado de la piel.

Las cebollas, que también forman parte del acompañamiento del plato, van a aportar diferentes vitaminas y minerales, así como sustancias con acción antioxidante, grandes aliadas de nuestra salud. 

La tocineta es una carne de consumo ocasional por lo que la colocamos en la punta de la pirámide. 

Completaremos el menú con unos espárragos y ensaladas variadas de entrante y una compota y dulces navideños de postre.

Después de una comida festiva, una cena desintoxicante y con mucho líquido nos ayudará a recuperarnos más fácilmente de los excesos, con un puré depurativo a base de puerro, cebolla, calabacín y perejil , un zumo de naranja natural y un vaso de leche.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Ensalada Kirkilla
- Crepes de solomillo inglés y queso roquefort
- Compota
- Dulces navideños

Cena:

- Porrusalda
- Zumo de naranja natural
- Leche