Karlos Arguiñano en tu cocina

Los beneficios de las fabes

Este plato es de alto valor nutritivo. Las fabes son nos aportan fibra, que nos ayuda a prevenir el estreñimiento, a disminuir los niveles de colesterol en sangre y mantener más estables los niveles de azúcar en sangre. 

También nos aportan folatos, de manera que es un alimento interesante para las embarazadas y los niños en crecimiento, ya que los folatos tienen una acción antianémica y además previenen de malformaciones fetales, favoreciendo el crecimiento y desarrollo del niño. 

Además, nos aportan potasio en gran cantidad y son pobres en sodio, por lo que ayudan a combatir la hipertensión y la retención de líquidos

Por lo tanto, las fabes son recomendables para las embarazadas, los niños y las personas que sufren estreñimiento, colesterol, diabetes o hipertensión.

Las personas que no toleren las fabes por el problema de digestión lenta o gases, una vez hecha la receta, pueden pasarlas por el pasapurés para eliminar la piel (los hollejos) que las recubre y que es la responsable de las malas digestiones. También se puede añadir al puchero comino o hinojo para favorecer la digestión de esta plato.

Las proteínas que nos aportan las fabes son incompletas pero se complementan con las proteínas de las mollejas o bien con las del pan que acompaña siempre a nuestras comidas.

Las mollejas del cordero completan el valor nutritivo del plato aportando hierro de fácil asimilación, fósforo, zinc y magnesio, proteínas de alto valor nutricional y vitaminas del grupo B. 

Además, las mollejas contienen mucho fósforo, que ayuda a mantener nuestros dientes y huesos sanos, nos ayuda a tener una mayor resistencia física y mejorar la función cerebral (muy importante para los estudiantes, especialmente en esta época de exámenes). Sin embargo, es un alimento rico en colesterol, por lo que se consumirá de forma ocasional.

Las últimas investigaciones apuntan que el colesterol dietético no es tan determinante como lo son las grasas saturadas para controlar el colesterol en sangre, de manera que las personas sanas pueden incluir este tipo de alimentos dentro de una dieta sana y equilibrada.

El hecho de que el componente mayoritario de las mollejas sea el agua, las convierte en un alimento con menos calorías que, por ejemplo, la carne. Por lo tanto, las mollejas pueden formar parte de un menú adelgazante, ya que su contenido en grasas es relativamente bajo.

Se tratará de un plato único al mediodía acompañado de una rodaja de piña que nos ayude a hacer la digestión, y un yogur.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Fabes con col y mollejas de cordero
- Pan
- Piña
- Yogur

Cena:

- Tabulé
- Pan
- Fruta
- Leche

Tags relacionados beneficios fabes nutricion ainhoa