Karlos Arguiñano en tu cocina

Ensalada que regula el colesterol y protege el corazón

Esta ensalada es muy sana gracias a sus grandes propiedades, que mejoran notablemente nuestra salud cardiovascular.

Las endibias presentan unas sustancias que mejoran la función del hígado y la vesícula, de manera que ayudan a hacer mejor la digestión. También nos aportan antioxidantes, que nos previenen de las enfermedades cardiovasculares, y fibra que contribuye a bajar los niveles de colesterol. Al ser una verdura rica en potasio y pobre en sodio, resulta beneficiosa para los hipertensos por su efecto diurético. 

En cuanto al salmón, la grasa presente en los pescados azules es rica en ácidos grasos omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos. Además hacen más fluida la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de pescado azul a la población general, y particularmente en caso de trastornos cardiovasculares. 

Asimismo, el salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la vitamina A y la D. La vitamina A contribuye al mantenimiento de la piel en buen estado, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso. También interviene en el crecimiento óseo y en la producción de hormonas. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos. Gran parte de la población es deficitaria en vitamina D, por lo que se recomienda el consumo de pescado azul como fuente de esta vitamina.

El salmón es buena fuente de magnesio y yodo, minerales que intervienen en numerosas funciones del organismo, regulando nuestro estado físico y psicológico. Cabe destacar el contenido de sodio del salmón ahumado, desaconsejándose en los casos de hipertensión o de retención de líquidos. En estos casos, se consumirán pescados frescos sin ser sometidos a ningún tratamiento de conservación.

La pectina y los polifenoles (antioxidantes) de la manzana mejoran el metabolismo de las grasas y reducen los procesos inflamatorios relacionados con el riesgo a padecer dolencias cardíacas. Una manzana al día ayuda a regular los niveles de colesterol y proteger el corazón.

Esta vinagreta con zumo de limón, aceite de oliva, mostaza y perejil picado tiene un efecto cardioprotector, ya que es un chorro de antioxidantes, junto al ácido oleico del aceite de oliva que ayuda a reducir los niveles de colesterol.

Las semillas de sésamo poseen una cantidad elevada de proteínas, y las grasas que contienen son "grasas buenas", es decir, insaturadas, de manera que son un alimento que contribuye a reducir los niveles de colesterol sanguíneo. 

De postre tomaremos un batido de plátano para completar el valor nutricional de la comida.

PUBLICIDAD

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Ensalada de endibias y salmón ahumado con vinagreta
- Pan
- Batido de plátano

Cena:

- Crema de lentejas con tempura de zanahorias y ajos
- Pan
- Fruta
- Yogur