Karlos Arguiñano en tu cocina

Fondue, una forma diferente de comer verduras

En la receta de hoy tenemos otra manera diferente de introducir verdura en nuestra dieta. Cocinar de maneras diferentes los distintos alimentos nos ayudará a estar mejor nutridos. En este caso, una fondue a base de queso ayuda a introducir verduras a la plancha en un menú que puede formar parte de las fiestas navideñas, siendo una práctica divertida para los niños y muy nutritiva. Aprovechemos que están de vacaciones para hacer este tipo de platos, que ellos sean partícipes a la hora de elaborarlos, que vayan al mercado a comprar las verduras…

En cuanto al queso, es fuente de proteínas de gran calidad, minerales, vitaminas y grasas. Puede ser una opción interesante de merienda junto a los dátiles, pero también puede formar parte de los menús diarios. El queso se trata de leche concentrada, la cual ha perdido agua, por lo que se trata de un alimento de gran densidad nutricional.

Como en el caso de hoy, el queso ayuda a suavizar el sabor de las verduras y enriquece el valor nutricional de los platos, de forma que es una opción muy interesante para niños, personas mayores y personas convalecientes de alguna enfermedad que necesiten recuperar su estado nutricional.

Estudios odontológicos afirman que el queso ayuda a prevenir la caries y mejora la salud de nuestros dientes ya que contiene calcio, fósforo y proteínas que constituyen el esmalte de los dientes. Según estos estudios, las grasas del queso tienen acción antimicrobiana evitando la formación de placa. Además muchos tipos de quesos estimulan la secrección de saliva, ayudando a limpiar la cavidad bucal. Por lo tanto, el queso protege la salud de nuestros dientes.

También es importante que en estos días de Navidad hagamos un hueco a otros ingredientes como los dátiles, que aumentan considerablemente el valor nutricional de la receta. Los dátiles aportan hidratos de carbono, vitaminas y minerales, siendo además una fuente excelente de fibra reguladora del tránsito intestinal. El dátil no es una fruta desecada, sino que es el fruto de la palmera que se seca al sol, aunque nutricionalmente se asemeja mucho a las frutas desecadas como la ciruelas secas, orejones, uvas pasas…

Para el desayuno, os sugerimos combinar las frutas desecadas con los cereales o introducirlas en el yogur, ya que supone un aporte de vitaminas, minerales, fibra y azúcares extra que van ayudarnos a empezar la jornada con las pilas cargadas. Este desayuno se acompañará de un zumo de naranja para que se absorba mejor el hierro presente en las frutas desecadas. También pueden ser una opción de merienda sana si se acompaña de pan y queso, por ejemplo. Siempre controlando la ración, ya que son muy energéticos, de manera que aportan 5 veces más calorías que la fruta fresca.

Completaremos el menú con carne a la plancha y fruta de postre.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Fondue de verduras y dátiles
- Ternera a la plancha con reducción de módena
- Pan
- Fruta

Cena:

- Ensalada templada de cogollos y anchoas
- Pan
- Fruta
- Leche