Karlos Arguiñano en tu cocina

Garbanzos y champiñones, fuentes de fibra

Este plato nos aporta gran cantidad de fibra, presente en los champiñones, en las uvas pasas y en los garbanzos. Esta fibra regula el funcionamiento intestinal, ayuda a controlar los niveles de colesterol y azúcar en sangre y nos evita tener hambre entre horas, contribuyendo a que tengamos una dieta sana y equilibrada.

Las uvas pasas y los piñones son un complemento que aumenta la densidad nutricional del plato, suponiendo un aporte extra de calorías a base de hidratos de carbono y grasas. Por lo tanto, son muy apropiados para deportistas, para estudiantes universitarios que ahora empiezan los exámenes y para las personas mayores con poco apetito. 

Este plato también es rico en magnesio, mineral cuya necesidad aumenta con la edad y que es fundamental para mantener un buen estado de ánimo y evitar problemas de huesos.

La morcilla es un alimento que forma parte de los embutidos, por lo que la colocaremos en la punta de la pirámide, tratándose de un alimento de consumo ocasional. 

El comino en polvo añadido a la receta ayudará a hacer mejor las digestiones debido a su efecto carminativo. Las personas con digestiones lentas y problemas de gases pueden elaborar la receta en el puchero a fuego lento, para que se rompa mejor la fibra y así evitar los efectos indeseados de la misma.

Se recomienda guardar el caldo de los garbanzos y tomarlo antes del potaje. De postre tomaremos una pieza de fruta como representante del alimento crudo que debe estar presente en todas las comidas y un yogur, que aumenta la calidad de las proteínas presentes en el plato de hoy y también nos aporta el calcio.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Caldo de garbanzos
- Garbanzos con champiñones, morcilla y piñones
- Pan
- Fruta
- Yogur

Cena:

- Ensalada templada con cogollos y langostinos
- Pan
- Fruta
- Leche