Karlos Arguiñano en tu cocina

Grelos para fortalecer las defensas

Este plato es de alto valor nutricional gracias a la gran diversidad de sus ingredientes. Tenemos legumbres y patatas que nos aportan hidratos de carbono, proteínas, minerales, vitaminas y fibra.

También tenemos grelos, ricos en precursores de la vitamina A, vitamina C y ácido fólico, manteniendo nuestras defensas en óptimas condiciones para combatir los resfriados del invierno.

La grasa del cerdo es rica en ácidos grasos monoinsaturados, por lo que su calidad es buena. Sin embargo, tendremos que moderar su consumo porque no deja de ser calórica. Es una carne rica en vitamina B, zinc y potasio.

El tocino, unto y hueso de jamón aportan sobre todo grasas saturadas, de manera que los colocaremos en la punta de la pirámide.

Una alternativa para reducir la grasa en este plato es eliminar el agua de cocción del tocino y la costilla de cerdo y cocerlos después junto a las alubias en otra agua distinta.

Completaremos el menú con una ensalada a base de verduras antioxidantes como lechuga, puerro, escarola y granada. Y de postre tomaremos un zumo de frutas y una infusión de cardo mariano que facilite las funciones digestivas.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Ensalada de escarola, puerro y granada
- Caldo gallego
- Pan
- Zumo de frutas
- Infusión de cardo mariano

Cena:

- Crema de cebollas con puré de patatas
- Brocheta de calamar con cuscús
- Fruta
- Leche