Karlos Arguiñano en tu cocina

El huevo, fuente de nutrientes para niños y personas mayores

La técnica culinaria utilizada es sana, ya que evita la excesiva presencia de grasa en el plato. Por lo tanto, puede formar parte de un menú sano y equilibrado para todos, y en especial para las personas con digestiones pesadas y para los que tienen problemas de sobrepeso.

Este plato aporta buena dosis de proteínas de calidad gracias a la presencia del huevo. Estas proteínas se encuentran en la clara, mientras que la yema aporta grasa y colesterol, pero también vitaminas liposolubles (A, E, y D), vitaminas del grupo B y diferentes minerales como hierro, selenio, yodo, zinc y fósforo, entre otros. Además tiene una sustancia llamada "colina" que interviene en numerosas funciones y cuya carencia puede ocasionar alteraciones del crecimiento y pérdida de la memoria. 

Es un alimento fácil de masticar y de digerir, con alta densidad de nutrientes, siendo un alimento muy interesante en la dieta de los enfermos, personas mayores y niños

Es un alimento que se debe de dar al niño a partir del año por las posibles alergias que puedan ocasionar sus proteínas. Por este motivo, primero se dará al niño la yema y luego se dará el huevo completo, ya que en la clara se encuentran las proteínas.

¿Cuántos huevos a la semana? 4 o 5 sin ningún problema, pero también habrá que tener en cuenta los huevos que se incluyen camuflados en salsas, postres, rebozados...

A esto se suma el valor energético proporcionado por los hidratos de carbono de las patatas, energía que la vamos a utilizar y que en principio no tiene por qué ocasionarnos ningún problema para mantener el peso. Estos azúcares de asimilación lenta nos ayudan a regular nuestro comportamiento alimentario, ya que mantienen los niveles de azúcar estables en sangre (el hambre aparece cuando los niveles de azúcar bajan).

La forma de cocinar el chorizo en esta receta hace que su contenido graso y calórico no se incremente a la hora de cocinarlo. El chorizo sirve para dar sabor y untuosidad al plato elaborado sin apenas aceite.

De primero comeremos una ensalada de verduras crudas para completar el aporte de vitaminas, minerales, fibra y agua. Y de postre una brocheta de frutas y queso.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

- Ensalada con frutos secos
- Huevo flor con torta de patata y chorizos
- Pan
- Brocheta de frutas y queso

Cena:

- Fideua de mejillones
- Pan
- Fruta
- Leche