Karlos Arguiñano en tu cocina

Habas frescas para evitar el estreñimiento y la retención de líquidos

Habas frescas:

Las habas frescas pueden formar parte de cualquier dieta equilibrada debido a su gran interés nutricional y su escaso valor calórico. Nos aportan vitaminas del grupo B y vitamina C y minerales como el potasio y el magnesio. Las habas frescas nos ayudan a evitar la retención de líquidos por su contenido en potasio, y nos ayudan a regular el estreñimiento por su contenido en fibra. 

Esta fibra que se encuentra en la piel y también es la responsable de producirnos saciedad. Este efecto saciante nos ayuda a comer menos cantidad y a estar más sanos.

Por estos motivos las habas pueden formar parte de una dieta de adelgazamiento, tanto las habas frescas como las secas. Estas últimas tienen más contenido en hidratos de carbono y las incluiríamos dentro de las legumbres (las frescas las incluiremos dentro de las verduras).

Truco para reducir la grasa del plato:

Para que el plato de hoy forme parte de un menú equilibrado, deberemos desgrasar el caldo, ya que la grasa procedente de la carne y de los huesos es una grasa saturada responsable del aumento de colesterol.

Si queremos obtener un plato de efecto diurético y anti-retención, haremos el caldo con la berza, cebolla, ajo y puerro, ya que todas las verduras utilizadas en el caldo son muy depurativas pero sin añadir los huesos.

Se puede dejar el muslo de pollo que servirá para completar el aporte de proteínas, además de aportarnos vitaminas B12 y hierro.

Ocurre lo mismo con el jamón serrano, que nos aporta proteínas, vitaminas y grasas cardiosaludables. Dentro de los embutidos, se trata de las carnes más magras, de manera que puede formar parte de un menú equilibrado siempre que lo consumamos con moderación.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

La receta de hoy es un plato único, acompañado de una brocheta de fresas y queso fresco.

Comida:

Cena: