Karlos Arguiñano en tu cocina

Receta para una comida informal sana

Este plato nos aporta gran cantidad de nutrientes debido a la gran diversidad de ingredientes que utilizamos para elaborarlo. Es un buen ejemplo de comida informal sana que puede formar parte incluso de dietas adelgazantes, siempre que controlemos la cantidad de aceite a la hora de elaborarla.

Las tortillas de maíz:

Las tortillas de maíz representan al cereal que debe estar presente en todas las comidas, ya que nos aportan hidratos de carbono responsables de darnos la energía suficiente para funcionar durante el día y proteínas que en este caso se complementan con las proteínas de la carne y del queso.

Estas tortillas suelen llevar cierta cantidad de grasas saturadas, de manera que será un alimento de consumo ocasional.

Estas tortillas no tienen gluten al ser de maíz, por lo que esta receta también la podrán hacer las personas celíacas.

Hortalizas:

Las hortalizas que acompañan a la carne nos aportan betacarotenos y vitamina C, vitaminas de efecto antioxidante.

Además nos ayudan a completar las recomendaciones diarias de fibra reguladora del tránsito intestinal y de los niveles de colesterol y de azúcar en sangre.

Estas hortalizas contienen una fibra de efecto prebiótico, que facilitan el crecimiento de bacterias beneficiosas para el intestino y así nos previenen del cáncer de colon.

Queso:

4 lácteos al día cubrirán nuestras necesidades de calcio y además completarán el aporte de proteínas de calidad, vitaminas y minerales. De ahí el interés de utilizar queso o leche en las preparaciones culinarias. Los intolerantes a la lactosa mejorarán sus digestiones sustituyendo la leche por el queso.

Los lácteos también aportan grasas saturadas responsables del aumento de colesterol, de manera que intentaremos escoger lácteos semigrasos para mantener nuestra salud cardiovascular.

Carne:

La carne nos aporta proteínas de calidad y hierro fácilmente asimilable además de vitamina B12 y zinc. 

La carne de guisar tiene bastante colágeno (nervios) que con la cocción se ablanda y forma gelatina pero no es grasa, de manera que no engorda. El colágeno es una proteína de peor calidad, que se digiere peor que las proteínas de un filete, por ejemplo.

En general nuestras raciones de carne suelen ser excesivas, de manera que el cocinarla como en el caso de hoy combinada con los cereales y las verduras, nos ayuda a tomar la ración recomendada: 100 g por comensal. Por eso se recomienda cocinar la carne con verduras, ya que nos ayudará a no pasarnos en la ración.

La salsa:

La salsa que acompaña a los tacos es una importante fuente de antioxidantes como el betacaroteno, presente en el tomate, la vitamina E en el aceite de oliva y la vitamina C y flavonoides en la guindilla cayena.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De postre comeremos una macedonia de frutas, representando al alimento crudo que debe estar presente en todas la comidas para completar el aporte de vitaminas, minerales, fibra y agua.

Comida:

Cena: