Karlos Arguiñano en tu cocina

Pimentón y laurel para una buena digestión

Pimentón y laurel para una buena digestión

Autor:

La nutricionista analiza el valor nutricional de la receta de Patatas revolconas con huevos escalfados de Karlos Arguiñano.

La patata:

Las patatas poseen el contenido más elevado de proteínas de los tubérculos y raíces. Se trata de proteínas incompletas desde el punto de vista nutricional, pero en la receta de hoy se complementan con las proteínas del huevo.

La mayor parte de los carbohidratos de la patata son almidón. Una parte de este almidón tiene los mismos efectos beneficiosos que la fibra alimentaria, como proteger del cáncer de colon y disminuir el colesterol y los triglicéridos en sangre.

La patata también nos aporta vitamina C, potasio, vitamina B, magnesio, y fósforo.

Las patatas contienen unos compuestos llamados fitoquímicos, que nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como ciertos tipos de cáncer.

El huevo:

El huevo es uno de los alimentos más completos, ya que es una gran fuente de nutrientes fácilmente asimilables por nuestro organismo.

Así, sus proteínas son de alto valor biológico, fáciles de digerir y de asimilar por nuestro organismo.

Sus grasas son insaturadas, por lo que aumentan los niveles del colesterol bueno, y aunque contiene colesterol, su presencia en una dieta sana y equilibrada no supone ningún riesgo para elevar los niveles de colesterol e incrementar el riesgo cardiovascular.

Además, el huevo nos aporta vitaminas A, D, E y K que se encuentran en la parte grasa, o sea en la yema y vitaminas del grupo B. 

El huevo también nos aporta minerales como el fósforo, selenio, hierro, yodo y zinc. Una parte de estos minerales y vitaminas tiene efecto antioxidante, de manera que nos previenen de las cataratas, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y las enfermedades degenerativas en general.

Se trata de un alimento interesante para todas las edades debido a su gran riqueza nutricional. Se aconseja tomar 4 huevos a la semana, pero no hay ningún problema para consumir un huevo diario, aunque debe ser dentro de una dieta lo más variada posible, para asegurarnos un aporte nutricional correcto.

El pimentón:

El pimentón estimula y favorece la digestión y evita las molestias ocasionadas por los gases. El sabor picante del pimentón es debido a la capsacina, una sustancia que protege la mucosa gástrica, aunque puede irritar el tubo digestivo y producir molestias en el estómago y el ano, sobre todo si se sufre de hemorroides.

El aceite de pimentón, aliño con acción antioxidante, es rico en vitaminas y grasas cardiosaludables.

El laurel:

El laurel mejora las digestiones, además de aportar sustancias antioxidantes y minerales como el manganeso, calcio, magnesio y potasio.

Además, el laurel estimula el apetito, de manera que para las personas inapetentes se recomienda una infusión de laurel una hora antes de las comidas.

El laurel evita la formación de gases y facilita la función del hígado. Por lo tanto, facilita la función de la vesicula y favorece la digestión de las grasas, de manera que se aconseja una infusión de laurel después de una comida copiosa para favorecer la digestión. Las personas con hinchazón de abdomen y pesadez también pueden tomar una infusión de laurel después de comer.

Panceta:

La panceta es un embutido y como tal, debido a su alto contenido en grasas saturadas y sal, lo colocaremos en la punta de la pirámide, por lo que será un alimento de consumo ocasional.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: